Hoy

Greenpeace "señala" a Almaraz para pedir su cierre

    fotogalería

    Flecha y pancarta desplegada ante la central nuclear / Greenpeace

    • La flecha tiene unos 200 metros de largo y una extensión de unos 500 metros cuadrados

    Una veintena de activistas de Greenpeace han desplegado una gran "flecha flotante" sobre las aguas del embalse ubicado frente a la central nuclear de Almaraz. Quieren representar su exigencia de cierre de esta instalación.

    La flecha, de unos 200 metros de largo y con una extensión de unos 500 metros cuadrados, ha sido desplegada por efectivos de esta organización ecologista desde tres lanchas neumáticas. Además, han situado una pancarta de otros 240 metros cuadrados con el logotipo ecologista, han informado fuentes de Greenpeace.

    Efectivos de la Guardia Civil mantienen un dispositivo de vigilancia sobre esta acción reivindicativa, con especial atención al uso de un dron por parte de los activistas, han explicado a EFE fuentes de la central nuclear de Almaraz.

    Los activistas se encuentran en una zona transitable del embalse Arrocampo y, de momento, no han sobrepasado "el muro de separación térmica del agua", han añadido estas últimas fuentes. En este sentido, fuentes de Grrenpeace han explicado que el propósito de su acción no es violar el perímetro de seguridad de la central ni cuestionar la seguridad de la misma.

    "El objetivo es señalarla para que sea la siguiente en cerrar", han añadido. Bajo el lema "Central de Almaraz, siguiente en cerrar" y "Ni una licencia más", los activistas piden al Gobierno, de forma "pacífica", que no dé ninguna nueva licencia de explotación nuclear más y dejen de producir más residuos radiactivos.

    "El nuevo Gobierno, con el ministro de Industria al frente, no puede eludir la cuestión del cierre progresivo de las nucleares y debe hacerlo con urgencia", ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.