Hoy

La obra del centro iGastrolab se puede alargar hasta febrero

El mercado de abasto se convertirá en iGastrolab. :: JSP
El mercado de abasto se convertirá en iGastrolab. :: JSP
  • El Ayuntamiento ha solicitado una prorroga a Liberbank y ha sido concedida

Las obras, poco a poco, están dando forma al edificio que estaba destinado al mercado de abasto, construido en 2010, en la calle Emilio Martínez, junto al Centro de Alta Resolución. Este inmueble acogerá el centro de formación e innovación para la gastronomía y la hostelería, llamado iGastrolab. Según el alcalde, Alberto Casero, la actuación planteada va a buen ritmo. Ya, desde hace unas semanas, la entidad adjudicataria, la unión temporal de empresas (UTE) Sabisa-Metalizar, tiene rodeado el edificio con vallas para evitar el paso de personas ajena a la obra y así evita, cualquier incidente. También se pueden observar algunas estructuras nuevas.

Estas obras es fruto de un convenio que firmó el Ayuntamiento con Liberbank en mayo de 2015, con el objetivo de impulsar acciones empresariales, culturales y sociales, como puede ser este nuevo centro. En un principio, la construcción debía estar terminada a final de año. Sin embargo, la Administración local ha pedido una prorroga a la entidad financiera para ampliar este plazo, que ha sido concedida. Por tanto, la idea es que, como muy tarde, esta actuación esté lista en febrero de 2017. Así se lo ha hecho saber responsables de la entidad constructora al alcalde.

Estas obras supondrán una inversión de casi 400.000 euros, IVA Incluido. De ese total, 300.000 euros es la ayuda procedente del acuerdo con la entidad financiera. En este sentido, el primer edil, agradece la labor que realizó el concejal de Izquierda Unida, Joaquín Paredes, en la anterior legislatura, para que se materializase esa subvención.

Una vez que esté finalizado la adaptación del edificio, se pasará a amueblarlo, tarea que no será sencilla. Para ello, ya se ha hablado con algunas entidades para poder afrontar esa fuerte inversión. El mandatario trujillano reconoce que esa acción puede ser «bastante cara».

Formación e innovación

Insiste en que será un lugar de formación e innovación de gastronomía y hostelería. No se quiere competir con escuelas de hostelería ya existentes. A pesar de ello, se impartirán cursos, para que personas interesadas tengan una formación básica vinculada al sector. En este sentido, Casero confirma que se ha hablado con responsables de la Junta en esta materia para acordar la organización del nuevo centro, con el fin de que cumpla las medidas requeridas y se pueda contar con unas instalaciones homologadas. De esta forma, se persigue que se impartan cursos con títulos oficiales. También tendrán cabida para propuestas innovadoras.

Matiza que este novedoso proyecto no supondrá un «gran coste» para el Ayuntamiento. Asimismo, no habrá un aumento ni de personal ni de profesores. La idea es que se haga de forma externa y que sea un servicio sostenible.