Hoy

La Virgen de la Victoria y el Cristo de la Salud siguen vías separadas

Responsables de la hermandad, con el párroco. :: M. Barbancho
Responsables de la hermandad, con el párroco. :: M. Barbancho
  • La decisión de la unión de las dos advocaciones se tomará en una próxima asamblea

La Hermandad de la Virgen de la Victoria y el Cristo de la Salud, junto a su ermita de San Lázaro, por ahora, seguirán caminos separados, al menos, hasta la asamblea ordinaria, que será en 2017. Así se decidió en la asamblea extraordinaria celebrada hace unos días, donde acudieron medio centenar de personas, de un total de 3.000 socios.

La idea de la junta directiva era unir las dos advocaciones. El presidente, Javier Diz, explicó que existe disponibilidad de recursos humanos y materiales que pueden facilitar el desarrollo de actos religiosos y lúdicos para fomentar no solo la devoción a la Virgen de la Victoria, sino también la del Cristo de la Salud. Matizó que no supondría cambios en el funcionamiento de la ermita de San Lázaro, dirigida durante décadas por el matrimonio Murillo Durán. Diz insistió en que, con esta fórmula, se pretende buscar una continuidad a esta devoción, para cuando los santeros no puedan.

La unión conllevaría la creación de una nueva tesorería propia para el Cristo de la Salud. Igualmente, supondría que la entidad pasaría a llamarse 'Hermandad Cristo de la Salud y Virgen de la Victoria'. Este cambio de nombre provocó el rechazo de distintos asistentes, ya que perdería protagonismo la patrona, que es la principal devoción que tienen los trujillanos. Asimismo, otros participantes sostuvieron que se está buscando una solución a un problema que, por ahora, no existe. También hubo opiniones sobre la falta de información sobre este tema.

Nueva hermandad

El párroco de San Martín, Miguel Ángel Ventana, afirmó que debería haber un grupo de personas que tomen las decisiones en torno al Cristo de la Salud. Ahora corren a cargo del propio párroco. Lo ideal sería que se crease una nueva hermandad. Sin embargo, reconoce que no hay personas comprometidas para ello. Insistió en que no solo se trata de los trabajos materiales, sino también de otras tareas, como fomentar su devoción. Debido a que parte de los asistentes estuvieron en contra del cambio de nombre, apuntó que se podría mantener como está y crear una delegación para el Cristo de la Salud y así se recogiese en los estatutos. Ante el cambio de propuesta al final del encuentro, se decidió tomar una decisión definitiva en la próxima asamblea.