Hoy

Varios vecinos piden que el sacerdote Florián Rodríguez sea hijo adoptivo de Trujillo

Florián Rodríguez, en San Clemente. :: JSP
Florián Rodríguez, en San Clemente. :: JSP
  • Un grupo de matrimonios ha iniciado las gestiones para buscar apoyos en distintas entidades

El objetivo es que el Ayuntamiento nombre a Florián Rodríguez hijo adoptivo de la ciudad a título póstumo. Con esa meta se ha puesto a trabajar un grupo de matrimonios de la ciudad que estuvo unido a este sacerdote durante 33 años. El primer paso dado ha sido la búsqueda de avales y apoyos de más de una veintena de colectivos y entidades de la localidad. Los promotores de esta iniciativa señalan que las firmas recogidas se entregarán al equipo de Gobierno con la intención de que se lleve a sesión plenaria la propuesta para que se debata entre todos los partidos políticos.

Consideran que méritos no le faltan a este sacerdote, que falleció a los 89 años de edad en septiembre de 2014. En la carta enviada a los colectivos, se destaca que, durante 28 años, estuvo al frente de la parroquia de Santa María y San Francisco de Trujillo hasta su jubilación. Después, estuvo como párroco en San Clemente hasta que murió. Igualmente, fue arcipreste de Trujillo, capellán de las hijas de la Virgen de los Dolores y profesor durante años. «Su labor pastoral fue intensa y en muchos ciudadanos dejó una huella indeleble», apuntan.

En ese escrito, también resaltan que, gracias a su sabiduría, se preocupó por la formación en valores de personas, jóvenes y adultos. Recuerdan que su inteligencia y su capacidad de oratoria estuvo a disposición de los ciudadanos. «Así lo demostró en sus homilías ejemplares en distintos púlpitos, en sus clases por donde pasaron cientos de jóvenes, en multitud de ejercicios espirituales, en charlas a seglares, así como en jornadas dirigidas a sacerdotes». Conocedor de la sociedad que le rodeaba, no tienen duda de que fue capaz de acercar la Iglesia a la ciudadanía, más allá de las cuatro paredes del templo. Además de esa labor pastoral, estuvo muy unido a Cáritas Trujillo. Por ello, este grupo promotor trujillano cree que debe ser merecedor de este título.

Este sacerdote recibió ya un homenaje en San Clemente. En ese acto, el alcalde aseguró que ese reconocimiento era solo «el inicio de un gran homenaje» en Trujillo.