Hoy

Continúa abierto el debate por un cambio sustancial en las fiestas

Bertín Osborne, este año, en el castillo trujillano. :: JSP
Bertín Osborne, este año, en el castillo trujillano. :: JSP
  • Dos cuestiones se plantean: reducir la programación y seguir o no con los conciertos en el castillo

El debate sobre la necesidad de cambiar las fiestas patronales sigue abierto. El portavoz del PSOE, Fernando Acero, sacó este tema en la última sesión plenaria y el alcalde, Alberto Casero, aclaró lo que se pretende hacer. Ambos políticos apuestan por hacer modificaciones porque los tiempos también han cambiado.

El mandatario trujillano avanza que se debe abrir un debate intenso en la sociedad trujillana. Matiza que las fiestas patronales son de la población y requiere de un consenso mayoritario. Para ello, Casero señala que ha pedido a la concejala delegada que se reúna, en primer lugar, con la comisión de fiestas, para hacer un análisis. A partir de ahí, se debe escuchar a los partidos políticos, además de a los vecinos, a través de los colectivos sociales, con el objetivo de conocer la opinión de la ciudadanía y tomar una decisión.

Considera que se plantean, sobre todo, dos cuestiones. Una de ellas es la posibilidad de comprimir la programación festiva en menos días. Reconoce que este hecho es complicado porque está marcado por los actos religiosos. La otra cuestión es la conveniencia de seguir con los festivales o conciertos en el castillo. El primer edil, igualmente, destaca la necesidad de la implicación de las asociaciones en tareas organizativas. Ejemplo de ello este año ha sido la Asociación Encierros Carnavales Plaza Mayor, con la gestión de las capeas. Añade que, con esta fórmula, se contaría con más participación.

Acero opina que es el momento idóneo para «dar una vuelta a las fiestas». Por ello, su grupo se ofrece a trabajar en este sentido. Además, cree apropiado que se utilice el reglamento de participación ciudadana para escuchar a población. Solicita también que el Ayuntamiento recupere la gestión de los conciertos. Casero apunta que sin la fórmula utilizada hubiese sido imposible traer los artistas que han actuado en los últimos cinco años. Recuerda que se da 50.000 euros a una empresa para que organice estos conciertos.