Hoy

Félix Contreras rescata del olvido al músico Juan Bayal

Imagen de Juan Bayal en las primeras décadas del pasado siglo. :: HOY
Imagen de Juan Bayal en las primeras décadas del pasado siglo. :: HOY
  • Fallecido en Navalmoral en 1988, desarrolló una intensa actividad a lo largo del pasado siglo

Félix Contreras fue protagonista hace unos días de una información de HOY al recibir un homenaje en El Escorial en reconocimiento a su labor en la música tradicional, tanto de interpretación como de investigación y recopilación, sobre todo en Castilla-León, puesto que es natural de Segovia, aunque lleva más de 40 años viviendo en Navalmoral.

Ahora el protagonismo le llega por esa segunda faceta, la de investigador, puesto que lleva un tiempo analizando la obra de un músico extremeño desconocido para la mayoría, Juan Bayal Tovar, que desarrolló una gran actividad hasta mediados del pasado siglo. Era natural de Aldeacentenera, donde nació en 1898, falleciendo en Navalmoral 90 años después, en 1988, al tener familiares en la zona.

De Bayal dice Félix Contreras que poseía una profunda formación musical, dominando a la perfección el violín y dedicándose a transcribir, vender e intercambiar partituras en el tiempo que le dejaba su otra profesión, zapatero. Esa formación le permitió pertenecer a varias agrupaciones musicales «con las que amenizaba las fiestas de los pueblos de la comarca de Trujillo hasta la década de los 70 del siglo pasado».

Al fallecer, uno de sus familiares entregó a Contreras dos maletas llenas de partituras manuscritas que utilizó a principios del siglo pasado, así como revistas de divulgación de los cantantes de moda de esa época. También cree que debió tener mucha relación con la vida militar de principios del siglo XX, ya que transcribió varias partituras de marchas dedicadas a hechos de la época, como la toma del Gurugú o el monte Arruit, además de marchas para cornetas, el Himno de la Exposición Universal de Sevilla de 1928, libretos de zarzuela, obras de coral, sardanas, bulerías, rondas de Aragón o cantiñas de Portugal.

«En resumen la vida musical de hasta los años 20 del siglo pasado, que estoy analizando con la intención de recuperar esas canciones, adaptarlas y arreglarlas a la tesitura de otros instrumentos distintos de los que figuran en las partituras de Juan Bayal y que vuelvan a sonar en la actualidad», explica.

Para terminar, señala que la obra musical de Bayal fue intensa por la mucha documentación que ha llegado a sus manos. Una parte de la misma, las partituras de orquesta, se las entregó a la Fundación Joaquín Díaz para su clasificación y archivado. «El resto, partituras para un solo instrumento, quedó en mi propiedad y es sobre lo que estoy trabajando», añade.