Hoy

La Policía Local se dota de una jefatura móvil autónoma

El vehículo fue presentado en una de las zonas de la ciudad que más necesita la presencia policial, la unidad de actuación 14. Sobre estas líneas, el jefe de la Policía muestra el interior de la Unidad. :: mam
El vehículo fue presentado en una de las zonas de la ciudad que más necesita la presencia policial, la unidad de actuación 14. Sobre estas líneas, el jefe de la Policía muestra el interior de la Unidad. :: mam
  • Una ambulancia transformada se convierte en Unidad de Atención Ciudadana

Una ambulancia transformada en vehículo policial, dotado de todos los medios necesarios para funcionar con autonomía, se ha convertido en la Unidad de Atención Ciudadana de la Policía Local. Se trata de una jefatura móvil, quizá la primera de la región de estas características, que será el embrión de la futura policía de barrio que se pondrá en marcha plenamente a mediados del 2017, una vez que se incorporen los agentes que cubrirán las vacantes que existen.

La alcaldesa, Raquel Medina, y el jefe de la Policía, Carlos Marcos, eligieron una de las zonas más necesitadas de presencia policial para presentar el vehículo, la unidad de actuación 14, por las llamadas que se reciben de quejas por ruidos, molestias o suciedad.

Medina recordó que la innovación y la puesta al día de la seguridad ciudadana es una de las prioridades de su equipo de gobierno, con varias propuestas incluidas en el programa electoral. Empezando por la policía de barrio «para acercar la policía administrativa y físicamente a personas que no pueden desplazarse a la jefatura, además de trabajar la prevención o la educación. Cuando sea viable, cada cierto tiempo, cada semana o cada quince días, se situará en un punto distinto de la ciudad para estar en los barrios, con los vecinos, y prevenir delincuencia y actos de vandalismo».

No obstante, apuntó que Navalmoral no es una población difícil, y de hecho no tiene altos índices de delitos graves, pero sí cierta complicación por ser un punto de intersección entre grandes ciudades o porque viven más de 20.000 personas. «Tiene sus retos y la Policía hace un trabajo muy bueno, aunque haya gente que lo critique», dijo.

Carlos Marcos destacó después las gestiones que ha hecho Antonio Mateos, de Aravei, para transformar una ambulancia en un moderno vehículo policial, con un coste que no llega a los 10.000 euros. En su interior puede hacerse cualquier gestión administrativa sin tener que desplazarse a la jefatura, como recoger denuncias o instruir diligencias, al contar con acceso a Internet, base de datos, escáner o fotocopiadora. «Es complemente autónomo», señaló. Pero también se utilizará para realizar los controles de alcoholemia o droga que hace la Policía.

«Es muy versátil», añadió, poniendo como ejemplo su presencia en los colegios para trabajar la educación vial o en Carnaval o San Miguel para tener un punto de atención al ciudadano en los lugares de mayor concentración.

La nueva unidad prestará especial atención a los barrios más alejados del centro, «porque aunque te puedes comunicar con la jefatura a través de muchos medios, la presencia física es importante. La sola presencia de una jefatura en tu barrio va a dar al seguridad al ciudadano».

Cuando la policía de barrio esté plenamente operativa funcionará en turnos de mañana y tarde, de lunes a viernes. Hasta entonces se procurará utilizar varios días a la semana.