El presupuesto de Monesterio para 2018 roza los 4 millones de euros

En el pleno durante las alegaciones del Siex./ISABEL AMBRONA
En el pleno durante las alegaciones del Siex. / ISABEL AMBRONA

Las grandes inversiones que se realizarán en 2018 no se encuentran reflejadas en el presupuesto como sucede con el Plan de Regeneración de Aguablanca

ISABEL AMBRONA

El presupuesto municipal de Monesterio para 2018 roza este año los 4 millones de euros. Así lo estableció el primer edil, Antonio Garrote, durante la última Sesión Ordinaria de Pleno celebrada el pasado mes de diciembre, en la que salió adelante con el voto favorable del los concejales del PSOE, y sin el apoyo de los del Siex.

Garrote explicó que estas cuentas tratan de «dar continuidad» a la labor que lleva desarrollando su equipo de gobierno durante 10 años, que «ha conseguido revertir la situación en la que se encontraba el municipio y el ayuntamiento en 2007» y que «apuestan por el rigor y la gestión de las cuentas públicas y el compromiso con la ciudadanía».

De este modo, el presupuesto inicial del Ayuntamiento de Monesterio para este año es de exactamente 3.979.275,70 euros, algo inferior al del ejercicio de 2017, debido a que el cómputo de la subvención de la Aepsa se ha contabilizado en el ejercicio de 2017, según justificó Garrote.

El alcalde puso de relieve que en este ejercicio «se producen bajas en la presión fiscal de los monesterienses debido a la rebaja del IBI urbano y del rústico, de casi un 7 %», algo en lo que «se seguirá trabajando, gracias también, al apoyo de las administraciones como la Junta de Extremadura y, últimamente y de forma más intensa, la Diputación».

Desglose

Si ahondamos en los números puros y duros, el capítulo de gastos de personal es el que se lleva más del 50% de los fondos, un 53% concretamente, con más de dos millones de euros. Un 31% se destina a los gastos corrientes (1.246.000 euros) y un 11 % a inversiones (441.000 euros), según detalló Garrote. Todo ello, teniendo en cuenta que las grandes inversiones que se realizarán en 2018 no se encuentran reflejados en este presupuesto. Por ejemplo, los 500.000 euros de la nave de Diputación para maquinaria, que ya está en proceso de adjudicación. Un poco más de 3 millones de euros se llevará la ampliación de la residencia de ancianos o 350.000 euros de mejora del polígono industrial ‘El Alcornocal’, que se financiará por parte de la Junta de Extremadura y la Diputación de Badajoz. O las contrataciones que se llevarán a cabo gracias al Plan de Regeneración de la zona de Aguablanca, dotado con un importe inicial de 10.800.000 euros.

Los gastos financieros son de 9.000 euros, las transferencias corrientes 134.000, el fondo de contingencia se queda a cero, las transferencia de capital 500.000 euros, los activos financieros 10.000 euros y los pasivos financieros 121.000 euros.

A lo largo de este ejercicio económico se mantendrá la bolsa social, que se complementará con las subvenciones de la Junta de Extremadura para financiar contrataciones, «permitiendo una mejora en los salarios de los trabajadores temporales, así como se presupuestan contrataciones de trabajadores con una mayor cualificación para así aportar experiencia a los mismos».

También dedica un apartado importante de gastos al mantenimiento de servicios a disposición de los ciudadanos como la guardería, la piscina o las actividades de la Casa de la Cultura, principalmente las escuelas de música y pintura y a las actividades deportivas. También se le da importancia a las obras de mantenimiento, mejora de la iluminación, limpieza, que se llevan una partida importante en gastos corrientes.

Las inversiones con fondos propios, tienen un valor de casi 500.000 euros, e irán encaminadas a las mejoras del cementerio, la piscina, los espacios públicos, instalaciones municipales y caminos.

Como en años anteriores, también se dedica una cantidad importante a la promoción de Monesterio, a financiar el Plan de Impulso Empresarial y Comercial local, así como a ofrecer una importante cobertura a las actividades de distintas asociaciones de nuestro pueblo.

En el apartado de ingresos, los impuestos directos se llevan 1.300.000 euros, los indirectos 65.000 euros, las tasas y precios públicos alcanzan los 881.000 euros. Las transferencias corrientes alcanzan 1.440.000 euros, los ingresos patrimoniales 85.000 euros, la enajenación de inversiones reales 148.000 euros y la transferencia de capital sólo llega a 32.130 euros.

En cuanto a la actual situación financiera, Garrote explicó que «los únicos compromisos que tiene el ayuntamiento son los anticipos reintegrables, facilitados por la Diputación a coste e interés 0, para realizar o complementar las importantes inversiones del polígono o la residencia y la adquisición de terrenos o inmuebles necesarios para el futuro de Monesterio». Estos préstamos suman aproximadamente 120.000 euros en gasto anual. También estableció que el consistorio cumple con la regla del gasto, el nivel de endeudamiento y la estabilidad presupuestaria, según la normativa vigente.

Alegaciones

Por su parte, el portavoz del Siex, José Antonio Calderón Zapata calificó este presupuesto de «no realista ni progresista, lejos de una idea real que refleja las necesidades del municipio» y que resumió en cuatro puntos: «muchos impuestos, poco empleo, escasa inversión, y además inútil, y muy poca democracia participativa, aunque si un poquito de dictadura».

También criticó el escaso plazo dado por el equipo de gobierno local para hacer planteamientos sobre el mismo y consideró, que la que calificó “famosa” bajada de impuestos del IBI, «apenas se nota en este presupuesto, al tratarse de una medida electoralista, más que para ayudar los más necesitados de nuestro pueblo».

Ante esta alegación el portavoz socialista, Francisco José Aceitón, calificó el discurso de Zapata de «repetitivo durante los últimos diez años», tachándo su intervención de «demagógica y populista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos