El megaproyecto de planta fotovoltaica en Usagre recibe el permiso ambiental

Vara (izda) y Joló (derecha), en la inauguración en 2008 de la fotovoltaica próxima a Don Álvaro. :: hoy/
Vara (izda) y Joló (derecha), en la inauguración en 2008 de la fotovoltaica próxima a Don Álvaro. :: hoy

Se trata del mayor de Europa al tener una potencia de 500 megavatios; la inversión prevista supera los 300 millones

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Vía libre ambiental al proyecto de mayor fotovoltaica de Europa. La instalación renovable Núñez de Balboa, contemplada entre los términos municipales de Usagre (85% del terreno que ocupará la planta) e Hinojosa del Valle (15%), recibe la declaración de impacto ambiental (DIA) positiva del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. La resolución favorable se produjo el pasado viernes, tras una tramitación más o menos rápida una vez que el promotor del proyecto, el empresario extremeño José Luis Joló, depositó en verano de 2016 el aval necesario de 5 millones. En enero de este año solicitó la DIA. El proyecto fue presentado oficialmente en 2012 pero ha estado en la práctica aletargado casi cuatro años.

«Se trata de un hito importante. Nos faltan otros permisos (entre ellos, la autorización administrativa, también dependiente del Gobierno, y el visto bueno de la Comisión Nacional de Mercados) que entendemos no habrá problemas. Lo básico era la DIA. Sin ella no podía salir adelante el proyecto de Usagre. Estoy realmente satisfecho», declaró a HOY Joló, presidente de Ecoenergías del Guadiana.

Todas las cifras que rodean la fotovoltaica de Usagre, en el sureste regional, son mayúsculas. Para empezar, podrá alcanzar los 500 megavatios (MW) aunque la potencia instalada sea de 431,34 MW. Ocupará 1.100 hectáreas de terreno y se conectará a la red a través de la subestación de Red Eléctrica fijada en la cercana localidad de Bienvenida, donde otro proyecto fotovoltaico también ha recibido recientemente el permiso ambiental.

Más información

Según ha podido saber este diario, aunque el coste de la obra no está todavía cerrado, superará de largo los 300 millones de euros. La financiación, recalca el promotor, está asegurada. El inicio de los trabajos será a lo largo del próximo año y se prolongarán por espacio de año y medio. De esta forma, la planta podría estar en funcionamiento en el año 2020. Tendrá una vida útil de 30 años.

«Continuaremos dando los pasos para la obtención de todos los permisos necesarios para la construcción con el objetivo de que este proyecto excepcional sea una realidad a la mayor brevedad posible», concluye el empresario extremeño.

La dimensión de la fotovoltaica Núñez de Balboa, en honor al descubridor jerezano, se vislumbra también en que producirá energía para abastecer durante un año el consumo de 166.000 familias de cuatro miembros. Esto es, para 664.000 habitantes, más de la mitad de la población extremeña.

Desbloqueo renovable

Con la energía producida, según se detalló en la presentación del proyecto, se evitará la emisión de 845.000 toneladas de dióxido de carbono y la importación de 81.700 toneladas de petróleo al año.

Con la declaración positiva emitida por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental sobre el proyecto de Usagre se confirma que soplan mejores vientos ahora para las energías renovables.

Extremadura, una de las grandes potencias mundiales en este terreno, se vio bloqueada por el parón a los proyectos de energía limpia que decretó el Gobierno a partir de 2012. La región tiene sobre la mesa nuevos proyectos de renovables que suponen 5.000 MW de potencia.

Nuestra comunidad ya es la segunda potencia nacional en energía termosolar y tercera en fotovoltaica. No tiene ni un solo megavatio producido por un parque eólico pero el proyectado en Plasencia va superando trámites y está más cerca.

Además, otras dos grandes plantas fotovoltaicas se pueden empezar a construir en la región tras superar el examen ambiental. La planificada en Talaván (Cáceres), de 300 MW, tiene la autorización administrativa. En noviembre de 2014 recibió la DIA positiva. El Gobierno también ha aprobado ampliar la subestación de Cañaveral, imprescindible para evacuar la electricidad.

La otra es la proyectada en Bienvenida. Una planta fijada en su término municipal de 150 MW a lo largo de 212,80 hectáreas. Otra instalación compartirán Medina de las Torres y Calzadilla de los Barros (74 MW, 106,90 has). En cambio, ha habido DIA negativa para otros dos proyectos de Calzadilla de 170,1 megavatios a lo largo de 242,8 hectáreas.

El abaratamiento de los costes de las grandes plantas, que pueden ser rentables sin primas, y la necesidad de que España cumpla con el compromiso adquirido por la UE de que en 2020 el 20% de su producción eléctrica provenga de energías limpias, han supuesto un impulso otra vez a las renovables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos