Archivan la denuncia contra un chófer de autobús porque dio un falso positivo en drogas

Control de la Guardia Civil de Tráfico a un autobús escolar. /
Control de la Guardia Civil de Tráfico a un autobús escolar.

Fue sometido a un test cuando transportaba a 16 alumnos de Azuaga pero su abogado afirma que el falso positivo se debió a los medicamentos que estaba tomando

JUAN AGUILAR

La Jefatura Provincial de Tráfico ha archivado la denuncia formulada contra el conductor de un autobús escolar que dio positivo en drogas en la prueba indiciaria a la que fue sometido cuando trasladaba a dieciséis alumnos del instituto de Educación Secundaria de Azuaga.

Esa decisión ha sido tomada después de que el laboratorio oficial haya realizado el test de contraste y que se haya emitido un informe negativo que anula la denuncia impuesta, tal y como se recoge en el informe que ha sido remitido al interesado por la Jefatura de Tráfico de Badajoz. En ese documento se indica que no se ha podido acreditar la presunta infracción, por lo que la causa queda archivada.

El abogado que ha llevado el caso es Vicente Ynzenga, quien indicó ayer en Onda Cero Sur de Extremadura que «esta segunda prueba de laboratorio es la que determina de verdad si el conductor estaba conduciendo con presencia de drogas en el organismo, o no».

El denunciado ha recibido un documento en el que se le comunica que el positivo no ha sido acreditado

La denuncia que fue formulada contra este conductor de autobús fue impuesta durante la ‘Campaña especial de control de transporte escolar’. En concreto, el conductor fue sometido al test el pasado 29 de noviembre.

Ese día, agentes del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Zafra interceptaron el autobús y después de verificar la documentación identificaron al conductor y lo sometieron a un test en el que se detectó la «presencia de sustancias estupefacientes en el organismo».

Por este hecho, el conductor se enfrentaba a una posible multa de 1.000 euros y a la retirada de 6 puntos en el permiso de conducir. Ahora, sin embargo, el test de contraste no confirma el positivo inicial, por lo que la causa queda archivada y se descarta el positivo.

El abogado Vicente Ynzenga ha explicado que «el hecho de ser interceptado de manera preventiva en un control de tráfico para la detección de drogas y alcohol no es ni mucho menos una prueba absoluta para corroborar una infracción. Para ser más exactos, los resultados obtenidos de estos test deben venir luego apoyados con una prueba de contraste en laboratorio, que es la que determinará si el control ha sido positivo o negativo».

Ynzenga ha explicado que en el momento de la prueba el conductor estaba tomando un protector gástrico Omeprazol y un medicamento llamado Secalipsupra recetado por el médico de familia del PAC donde reside, lo que podría haber interferido en la primera prueba de saliva dando el falso positivo.

De hecho, continúa el letrado, hay asociaciones de conductores que aseguran que algunos medicamentos de prescripción habitual pueden tener una estructura parecida a las drogas que se detectan en el test y dar falsos positivos.

También señala el abogado Ynzenga que «errores en la medición puede haber porque los aparatos no son infalibles». De hecho la propia ley de Seguridad Vial establece que cualquier sanción por la utilización de un instrumento de tráfico tiene que ser sometido a controles de metrología. «Cualquier aparato es susceptible de tener un margen de error ya sea en drogas, velocidad o captación de imagen».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos