Solo Badajoz, Almendralejo y Guadiana del Caudillo se resisten a retirar sus vestigios

Miembros de la comisión de expertos de la Memoria Histórica ayer, en rueda de prensa. :: /J.V. ARNELAS
Miembros de la comisión de expertos de la Memoria Histórica ayer, en rueda de prensa. :: / J.V. ARNELAS

Los otros 76 municipios señalados en el catálogo de restos franquistas de la provincia acatan las directrices de la comisión de expertos

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

Badajoz, Guadiana del Caudillo y Almendralejo se resisten a retirar los vestigios franquistas identificados por la comisión de expertos de la Memoria Histórica, el órgano creado por la Diputación de Badajoz al calor de su idea de dejar limpia la provincia de todo lo que recuerde al dictador.

De los 79 municipios de la provincia en los que se han detectados restos franquistas, estos tres municipios son lo únicos que han desoído las directrices de la comisión, el resto las acata. Así lo afirmó este miércoles Manuel Candalija, portavoz de la comisión de expertos, quien interpreta este dato como un éxito del equipo que ha elaborado el catálogo de vestigios de la provincia.

Más información

Si bien la oposición a lo que el propio comité de expertos califica como recomendaciones a los municipios para acabar con los restos franquistas es casi anecdótica, hay que tener en cuenta que el hecho de no aceptar la retirada de los topónimos o símbolos, señalados como de eliminación obligatoria en el catálogo, conlleva la devolución de las subvenciones otorgadas por la Diputación durante el pasado año y la no percepción de nuevas ayudas.

A esto se arriesgan precisamente Badajoz, Almendralejo y Guadiana del Caudillo –los tres municipios gobernados por el PP–, que una vez terminado el plazo de alegaciones se han opuesto a lo dispuesto por la comisión de expertos.

Badajoz, 19 vestigios

En el caso de Badajoz, la oposición no ha sido tal. En realidad, el Ayuntamiento lo que ha solicitado es que el comité de expertos suspenda el proceso hasta que se resuelvan los procedimientos judiciales que tiene abiertos por la cuestión de la memoria histórica con un abogado particular. Esta argumentación no ha sido entendida como una alegación por parte de la comisión de expertos de la Memoria Histórica.

En el catálogo provincial, figura que Badajoz tiene diecinueve vestigios. Trece se refieren a nombres de calles, de las cuales la comisión propone la eliminación de siete: Grupos José Antonio, las calles Antonio Cuéllar Gragera, General Carracedo, Juan Jara y 18 de diciembre, la avenida Adolfo Díaz Ambrona y el topónimo de Villafranco del Guadiana (que al ser pedanía, la decisión depende del Ayuntamiento de Badajoz).

En cuatro casos: las avenidas Antonio Masa Campos, Fernando Calzadilla y Jaime Montero de Espinosa y la calle Ricardo Carapeto Burgos –todos alcaldes durante la dictadura–, al tratarse de personas con una dimensión únicamente local, el comité recomienda su eliminación pero deja que la decisión última sea del gobierno local. Y por último hay dos casos, el de parque de la Legión y plaza de los Alféreces, que permiten que mantengan su nombre siempre que haya una declaración municipal que especifique que los motivos para ostentar estos topónimos no tienen nada que ver con Franco.

A estos 13 topónimos, se suman tres vestigios simbólicos: la placa conmemorativa a Antonio Masa Campos que hay en una fuente del parque de la Legión (sobre la que recomienda su retirada), la placa de la Plaza de España (de obligada retirada) y el grupo escultórico de Juan de Ávalos en el baluarte de la Trinidad (que recomienda que se traslade al cementerio). Yla lista la completan las placas del antiguo Ministerio de Vivienda franquista que hay en los barrios de San Roque, Pardaleras y la avenida José María Alcaraz y Alenda.

Antonio Cuéllar Gragera, el único error reconocido y asumido

La publicación del catálogo de vestigios ha levantado mucho polvo en los últimos meses. Familiares de personas señaladas en el listado y colectivos han elevado la voz para corregir o puntualizar datos biográficos o para oponerse directamente a lo argumentado por el comité. De entre ellos, el único error que la comisión de expertos reconoce y asume es el de Antonio Cuéllar Gragera. Sobre el resto de quejas de familiares, como las de Julio Cienfuegos o Diego de la Cruz Coronado, la comisión dijo ayer no haber recibido ninguna comunicación formal y por tanto, no las ha tenido en consideración. Tampoco la queja de los veteranos legionarios, porque no entró por registro e iba sin firmar, argumentan.

En el caso de Almendralejo, se opone a la eliminación de la calle dedicada a Arturo Suárez Bárcenas. Mientras que los otros dos vestigios referentes a su municipio que figuraban su catálogo, dos calles dedicadas a dos alcaldes franquistas, no tendrán que retirarse, tras aceptar la comisión las alegaciones formuladas el Ayuntamiento.

Guadiana del Caudillo tiene tres vestigios: el nombre del pueblo, la placa conmemorativa de la visita de Franco y el escudo franquista. Estos dos símbolos lucen en la fachada del Ayuntamiento. En este caso, el municipio rechaza acatar la eliminación de su topónimo y la retirada de la placa y el escudo alegando que ya tienen hecho su propio catálogo de vestigios.

31 alegaciones

El comité de expertos habló también ayer de «amplia aceptación» entre los municipios de la provincia de su catálogo, basándose en el número de alegaciones que ha recibido. A este respecto, Candalija informó que de los 261 vestigios incluidos en el catálogo, se han recibido alegaciones contra 31 de ellos, que han sido presentados por 23 municipios.

La mayoría de las formulaciones hechas por los ayuntamientos de la provincia tienen que ver con calles que recuerdan a personajes de proyección únicamente local, que destacaron por alguna faceta al margen de su vinculación con la Guerra Civil o la dictadura. En estos casos, la comisión ha dado vía libre a los Ayuntamientos para que decidan si mantienen o no los nombres de las calles. A este respecto, la comisión ha aceptado las alegaciones de once municipios.

23 municipios han hecho alegaciones al catálogo y se han aceptado las de 11 ayuntamientos

Una vez que el pleno de la Diputación apruebe el catálogo, darán tres meses para quitar los restos

El siguiente paso que dará la comisión, una vez que han resuelto las alegaciones formuladas por los ayuntamientos, es entregar el catálogo definitivo de vestigios a la Diputación de Badajoz, que tendrá que aprobarlo en pleno.

Entonces se le dará un plazo de tres meses a los 79 municipios con vestigios para que lleven a cabo las directrices marcadas por la comisión de expertos. Este plazo también lo tendrán Badajoz, Almendralejo y Guadiana del Caudillo. Después, la comisión comprobará sobre el terreno que los cambios se han realizado.

En el caso de los incumplidores, la diputada de Cultura, Cristina Núñez –única representante política ayer de la Diputación– eludió mencionar la devolución de ayudas, limitándose a que las medidas que se tomarán están fijadas por decreto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos