Hoy

El Gobierno recorta a la mitad el gran proyecto fotovoltaico de Calzadilla-Bienvenida

El Gobierno recorta a la mitad el gran proyecto fotovoltaico de Calzadilla-Bienvenida
  • Solo concede DIA positiva a dos de las cuatro plantas previstas en la zona

Nuevo golpe a las renovables en Extremadura. Después de cinco años de anunciarse el proyecto fotovoltaico a desarrollarse fundamentalmente entre los términos de Calzadilla de los Barros y Bienvenida, uno de los más grandes de Europa, el Gobierno solo permite que se construya la mitad del planteado. Así lo ha decidido el Ministerio de Agricultura al emitir la declaración de impacto ambiental positiva (DIA) sobre dos de las cuatro plantas fotovoltaicas proyectadas dentro de este complejo que también ocuparía parte del término municipal de Medina de las Torres.

El megaproyecto, promovido por Iberia Termosolar, se planteó con un total de 394,1 megavatios entre las cuatro plantas a desarrollar en 562,5 hectáreas. La inversión prevista era de unos 160 millones. El Gobierno empezó a estudiar la DIA en octubre de 2015.

El Ministerio ha rechazado al emitir una DIA negativa las plantas Calzadilla I y II, planeadas íntegramente en el término municipal de Calzadilla de los Barros. Esto supone que se pierden 170,1 megavatios de potencia y 242,8 hectáreas. Esto es, el Gobierno queda el megaproyecto fotovoltaico de Calzadilla-Bienvenida en una instalación final de 224 megavatios y 319,7 hectáreas. Da el visto bueno a las plantas fijadas exclusivamente en el término de Bienvenida y a otra que compartiría los términos de Medina de las Torres y Calzadilla.

La resolución del departamento que dirige Isabel García Tejerina justifica su rechazo parcial al complejo fotovoltaico extremeño en que los emplazamientos de Calzadilla I y II "podrían conllevar afecciones negativas significativas para varias especies incluidas en el listado de especies de protección especial e incluidas en el catálogo de especies amenazadas. También dice que esos emplazamientos destruirían zonas de alimentación del cernícalo primilla.

La Dirección General de Medio Ambiente comunicó en un informe de octubre de 2014 que las plantas que ahora no tienen permiso ambiental no se encuentran en espacio de la Red Natura 2000, si bien "podrían afectar a la población de aves esteparias y resto de valores ambientales presentes en la zona".

Posteriormente, en un segundo informe entregado en diciembre de este año, Medio Ambiente concluía que las medidas adicionales propuestas por el promotor era adecuadas para evitar la afección a la población de aves esteparias y resto de valores ambientales presentes en la zona.