Hoy

Guerra abierta entre ayuntamientos

Ayuntamiento de Torrefresneda:: HOY
Ayuntamiento de Torrefresneda:: HOY
  • Guareña y su entidad menor Torrefresneda cruzan denuncias en el juzgado, que declara nulas las cuentas del municipio de 2016

Que las relaciones institucionales entre el Consistorio de Guareña (6.700 vecinos) y su entidad menor, Torrefresneda, (370 habitantes) son muy tirantes es conocido. El conflicto por el área de influencia (especie de término) que reclamó Torresfreneda a su municipio matriz en los tribunales, 5.437 hectáreas, ahondó la senda del enfrentamiento. Ahora la guerra abierta entre los dos ayuntamientos se recrudece con intercambio de denuncias contra el interventor de un consistorio y el secretario del otro y una sentencia que declara nulos los Presupuestos de Guareña de 2016.

«En Torrefresneda están haciendo uso de un victimismo claro porque no quieren firmar un convenio para acordar el dinero que les corresponde cada año. La gente en Guareña está cada vez más molesta con este tema y toda la Corporación municipal (cuatro partidos políticos) está unida en este asunto», relata Abel González, alcalde guareñés desde hace dos años. Es del PSOE.

También es socialista Gaspar Morillo, alcalde de Torrefresneda, población que está a 30 kilómetros de Guareña. Y también es regidor desde hace dos años. En su consistorio hay ediles del PP que igualmente apoyan a su equipo de gobierno: «No hay diálogo con ellos porque no tienen voluntad de ello. No ha habido posibilidad de acuerdo porque no han querido negociar. Lo han fiado todo a los tribunales y ahora los tribunales nos están dando la razón», agrega el regidor de Torrefresneda.

Se refiere Morillo no solo a la decisión del TJEx que determina que Torrefresneda tenga un área de influencia de 5.437 hectáreas, lo que le permitirá disponer de los recursos del IBI rústico. Tiene que ver también sobre la sentencia, con fecha de 2 de mayo, del Juzgado de lo Contencioso nº 2 de Mérida. Ahí acudió el Gobierno local de Torrefresneda contra la aprobación del Presupuesto de Guareña del año pasado.

Sentencia del Contencioso

Entendía que las cuentas eran nulas puesto que no había acuerdo previo entre los dos ayuntamientos sobre las cantidades a distribuir entre el municipio matriz y su entidad menor y además había intervenido en su proceso «un funcionario que no ha sido nombrado conforme a derecho». En este caso, un administrativo que ejerce como interventor accidental en el Consistorio guareñés «y que no tiene la escala necesaria de la Administración para tal fin».

El juzgado ha respaldado en primera instancia la demanda de Torrefresneda. La sentencia no es firme y Guareña recurrirá porque supone cuestionar no solo la validez de las cuentas locales sino cualquier acto o documento que firme el interventor accidental.

«Existen decenas de interventores así en municipios de la región y es la Junta quien los designa. Nos hemos dirigido a ella para que nos diga qué tenemos que hacer ahora. Y a ver qué tienen que hacer el resto de ayuntamientos extremeños que están en idéntica situación», comenta González.

Ayer por la tarde-noche en Guareña había convocado un pleno extraordinario para aprobar por unanimidad denunciar ante la Fiscalía al secretario del ayuntamiento de Torrefresneda por algo casi calcado a la situación de su interventor. El municipio matriz tiene claro que quien desde hace veinte años lleva ejerciendo de secretario en su entidad dependiente no está habilitado para ocupar ese puesto y, por tanto, la gestión realizada no tendría validez. Se trata de un funcionario que es interventor del Ayuntamiento de Villanueva de la Serena.

«Que los tribunales digan la última palabra aunque no sea una situación, la de recurrir a ellos para resolver conflictos, muy agradable», concluye el alcalde de Guareña.

Hoy es el Consistorio de Torrefresneda quien celebra pleno y uno de sus puntos en el orden del día es dar cuenta de la sentencia del Juzgado de lo Contencioso que anula las cuentas locales de Guareña del 2016. «Solo un año desde 1994 (cuando se constituyó como entidad local menor) nos han pagado el IBI rústico. Y ahora, con la sentencia sobre el área de influencia, es un derecho al que los vecinos de Torrefresneda no piensan renunciar porque sería renunciar a defender sus intereses y para eso estamos aquí precisamente para defender sus intereses», afirma Gaspar Morillo.

Añade que han sido siempre las diferentes corporaciones de Guareña las que se han negado a firmar un convenio en el que se especifique qué partidas tiene que cobrar cada año Torrefresneda.

González replica que los sucesivos regidores de la entidad local menor son los que «siempre se han negado a ese convenio porque no les interesa. Es más fácil siempre estar diciendo que se les discrimina».

El alcalde de Guareña enfatiza que la asignación contemplada en el Presupuesto del municipio para su entidad «no es arbitrario sino que obedece a criterios objetivos. Se atiende al número de habitantes para fijar la aportación en la participación de tributos estatales así como a la radicación de bienes inmuebles o ejercicio de actividades. Eso es innegable. Tanto como que veo difícil llegar a algún acuerdo con Torrefresneda. Pero nada es imposible», finaliza Abel González.