Hoy

Un equipo gestionará y valorizará residuos de explotaciones porcinas

Presentación del proyecto en Calera de León. :: i. ambrona
Presentación del proyecto en Calera de León. :: i. ambrona

El grupo operativo Economía Circular en Explotaciones Porcinas y Almazaras (Ecepa), constituido en Calera de León e impulsado por la Junta de Extremadura, gestionará y valorizará residuos procedentes de sus explotaciones porcinas y almazaras a través de la biometanización, una idea pionera en Extremadura y la número 38 a nivel nacional.

Según comentó en la presentación del proyecto José Luis Megías -hijo de uno de los promotores de esta idea, el ganadero Luís Megías, junto a la cooperativa agrícola y ganadera Al-Kasera-, esta idea surge «para darle salida al purín (líquido formado por la orina de los animales, las aguas de lluvia y el sobrante de los líquidos de los estercoleros) y al alperujo (un subproducto procedente de las almazaras durante la extracción de aceite de oliva)».

La tecnología de la biometanización está basada en el tratamiento anaerobio de estos residuos -purín y alperujo- que serán descontaminados biológicamente en ausencia de oxígeno. Este proceso se desarrollará en una planta de digestión y dará como resultado la producción de biogás, rico en metano y aprovechable energéticamente hablando, además de un lodo efluente con una alta concentración en nutrientes muy útil para mejorar las características físicas del suelo aportando materia orgánica.

Una de las principales ventajas de poner en marcha este proyecto es «incrementar la competitividad de las empresas», según apuntó Megías, así como la reducción de los costes de producción, el incremento del margen de beneficios, la generación de productos con un alto valor añadido y una menor dependencia de los combustibles fósiles, además de la cantidad de beneficios sociales.

Carlos Cubero, presidente de Al-Kasera, explicó el sistema de economía circular que ofrece una planta de este tipo, cuyo objetivo es «reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desechos vírgenes, cerrando los bucles o flujos económicos y ecológicos de los recursos».

Aunque se trata de un proyecto que aún se encuentra en su fase inicial, sus promotores ya estudian la viabilidad para darle forma y conseguir poner en práctica este proyecto de I+D+ I novedoso en la región, en un futuro no muy lejano.