Hoy

La Coronada, conmocionada por el asesinato de los mellizos Alejandro y Cristina

Los hermanos Alejandro y Cristina Tobar Risco.
Los hermanos Alejandro y Cristina Tobar Risco. / Hoy
  • Los hermanos Tobar Risco murieron en Guatemala el 28 de febrero; su madre es natural de la localidad extremeña aunque reside en Sevilla 

La iglesia parroquial de San Bartolomé de La Coronada fue testigo este domingo de una gran manifestación de dolor. En el templo, la familia Tobar Risco recibió el cariño del municipio (2.260 vecinos, comarca de La Serena) ante el drama vivida por María José Risco, natural de la localidad. En el templo se encontraban las urnas con los restos incinerados de sus hijos mellizos Alejandro y Cristina después de un largo proceso burocrático para repatriar sus cuerpos. Los dos fueron asesinados en Guatemala el pasado 28 de febrero, justo un año después de que el padre de ambos, César Augusto Tobar, guatemalteco, hubiera fallecido por causas naturales en el país centroamericano.

María José vive en Sevilla. Allí reside desde hace muchos años cuando salió de La Coronada por motivos laborales. Tiene dos hermanos y una hermana, que viven entre Canarias, Villanueva de la Serena y Badajoz, donde también está su madre.

La extremeña es funcionaria de la Junta andaluza. Trabaja en la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Y hace años fue coordinadora adjunta de la Oficina Técnica de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo en Guatemala.  

Con ella, en la capital andaluza,  vive su otro hijo, Guillermo. Estudia el Grado en Ingeniería en Tecnologías Industriales. Hace tres semanas esta mujer de La Coronada recibió la noticia de que sus mellizos Cristina y Alejandro habían muerto de forma violenta en una vivienda de la población de Chiquimula. Sus vástagos estaban a punto de cumplir 21 años porque nacieron un 1 de marzo. Los dos habían nacido en España aunque habían decidido vivir en Guatemala. Tenían doble nacionalidad.

Inmenso dolor

Sus cuerpos fueron localizados junto al cadáver del novio de Cristina. Entre los tres habían recibido unos veinte disparos de bala. También mataron al perro que vivía con ellos. La hipótesis del robo es la que se maneja desde fuentes policiales guatemaltecas a la hora de explicar el origen de esta tragedia.

«Tanto la Embajada de España en Guatemala como las autoridades guatemaltecas están realizando las investigaciones pertinentes para esclarecer los hechos y detener a los culpables», resumió ayer un familiar de María José a HOY. El mismo familiar, «por el inmenso dolor que sentimos», reclamó discreción sobre la investigación.

«El pueblo se ha quedado impactado. Es una tragedia terrible que llega tras la muerte de su marido hace poco más de un año», indicó ayer afectado José María Sánchez, alcalde de La Coronada entre 2003 y diciembre pasado.

Cristina estudiaba Administración de Empresas en el Centro Universitario de Oriente de Chiquimula. A ella y a su hermano Alejandro les gustaba el deporte. Ambos habían participado en varias competiciones de judo. En 2014, los hermanos Tobar Risco formaron parte de los Juegos Nacionales de Guatemala, donde lograron medallas de bronce en Chiquimula, indican medios periodísticos locales.

Temas