Hoy

Un testigo insiste en el giro de la retroexcavadora "cuando ya estaban adelantando"

  • El acompañante del conductor del autobús del accidente de Monterrubio de la Serena ha hecho estas declaraciones durante la cuarta jornada del juicio

El acompañante del conductor del autobús del accidente en el que fallecieron cinco niños de Monterrubio de la Serena, P. H. ha insistido en el giro por parte de la retroexcavadora en el momento en el que el microbús "ya estaba adelantando".

MÁS INFORMACIÓN

Así de tajante se ha mostrado el testigo directo del accidente en el que fallecieron cinco niños el pasado 8 de mayo de 2014 cuando regresaban de un partido de fútbol sala y lo ha hecho durante la cuarta jornada del juicio contra el único acusado del siniestro, F.F.M. conductor de la máquina implicada en el mismo.

En su declaración mediante videoconferencia, P.H. ha asegurado que el microbús ya se encontraba realizando la maniobra de adelantamiento, invadiendo así el carril contrario a su circulación, cuando la parte delantera de la retroexcavadora, el cazo, les golpeó.

Una maniobra que el letrado Fernando Palomar, que representa a una de las familias afectadas, ha calificado como "peligrosa, se haya o no consumido sustancias estupefacientes".

En este sentido ha recordado que "la preferencia en los adelantamientos la tiene quien antes haya invadido el carril de circulación contrario", por lo que si el conductor del autobús empezó antes el adelantamiento, "tal y como está acreditado en el juicio oral, la máquina se tenía que haber esperado".

Por ello, Palomar ha considerado que la testifical del acompañante "solo echa más carga sobre el acusado y los indicios siguen siendo de peso contra él".

Durante esta intensa jornada, además, han prestado declaración testigos directos del accidente que asistieron en los primeros instantes a los afectados, además de los sanitarios y bomberos que participaron en las labores de auxilio y excarcelación de las víctimas.

En total han sido catorce los testimonios recogidos hoy en el Juzgado de Don Benito, algunos de ellos insistiendo en el nerviosismo por parte del conductor del autobús, J. G. B. y de las palabras que repitió "varias veces" tras lo ocurrido "¿que ha hecho la máquina, qué ha hecho la máquina?".

Además, los tres bomberos que acudieron al punto kilométrico en el que se produjo el accidente han coincidido en que, tras el aviso por parte de los equipos de emergencia, ellos acudieron al lugar en torno a las 21.30 horas y "la retroexcavadora ya no estaba".

La vista se reanudará mañana con la declaración de los responsables civiles del accidente así como los trece agentes de la Guardia Civil que presentarán las pruebas periciales de lo ocurrido en una sesión que se prevé se prolongue en horario de tarde.