Hoy

La nueva plaza de España será accesible sin perder su valor histórico y patrimonial

Los arquitectos responsables del proyecto lo exponen.
Los arquitectos responsables del proyecto lo exponen. / M. J. MARCHENA
  • Se recuperarán elementos originales como el canto rodado para hacer de este espacio una zona de uso y disfrute vecinal

Esta semana se ha presentado en el ayuntamiento de Herrera del Duque el proyecto definitivo de renovación de la plaza de España, una obra con la que se pretende atender dos grandes objetivos; por un lado, poner en valor la plaza, «recuperando elementos importantes desde el punto de vista histórico y patrimonial, como son los soportales o la fuente», afirma el alcalde de la localidad, Saturnino Alcázar Vaquerizo. El primer edil hace hincapié, además, en que esta ha sido una actuación consensuada con los vecinos en el proceso abierto de participación, «propuestas que podrán verse en el resultado final de la obra».

Atendiendo al campo más técnico de la ejecución, eran los propios arquitectos quienes introducían las novedades y reformas que se llevarán a cabo con esta obra de remodelación. Sin olvidarse de salvaguardar el patrimonio histórico que guarda esta plaza, ellos se centraron más en hablar del problema de accesibilidad que se va a solventar con esta actuación. En primer lugar, porque darán más importancia al peatón frente a la circulación rodada, que será restringida en alguno de sus puntos.

Salvar desniveles

Para ello, la nueva plaza de España se distribuirá sobre una plataforma única que dotará de más funcionalidad al espacio; salvando los desniveles que presenta actualmente gracias a unas rampas que servirán de acceso desde los soportales hasta el propio perímetro. Una vez situados en la plaza, los usuarios de la misma podrán descansar alrededor de unos parterres, donde se situarán las zonas de asientos. Combinando el frescor de los árboles de hoja caduca que se plantarán con los chorros de agua que manan de las losetas de granito flameado.

Muy importante también para el equipo de gobierno ha sido respetar los vestigios que presenta esta plaza. Por ello, en busca de mantener su imagen original se recupera el canto rodado; el cual volverá a estar presente en los soportales y en algunos puntos muy concretos del centro de la misma. Dotando al emplazamiento de una sutil iluminación a través de luz indirecta que ofrecen bombillas de led; situadas en las bóvedas de los soportales.

Cables soterrados

Y, finalmente, se centrarán en la ordenación de los elementos visuales que producen 'ruido'; como puede ser el cableado de las fachadas, los cuales soterrarán para que no estén visibles alrededor de las cornisas de las paredes. Y la distribución de los aparcamientos, que se situarán en las fachadas norte y sur, además de estar ubicados en las proximidades de la plaza de la Constitución, donde también se instalarán contenedores subterráneos, eliminando la imagen que se tiene actualmente con los coches alrededor de toda la plaza. En definitiva, una actuación que convertirá la plaza de España en un espacio de reunión para los vecinos, matizaba Vaquerizo en su intervención final.