Hoy

Un conductor que causó un atropello es condenado por no usar las gafas

Un óptico gradúa la vista a un paciente
Un óptico gradúa la vista a un paciente / HOY
  • Tiene ceguera en el ojo izquierdo, un importante déficit en el derecho, y ha sido encontrado culpable de un delito de lesiones por imprudencia

Un conductor ha sido encontrado culpable de un delito de lesiones por imprudencia después de quedar probado que cuando atropelló con su vehículo a una vecina de Barcarrota no hacía uso de las lentes de corrección que, según figura en su carné, debía utilizar para minimizar los importantes defectos que sufre en la vista.

El accidente ocurrió el 12 de abril de 2015 en la avenida de los Conquistadores de Bradenton de Barcarrota, que es la travesía de la antigua carretera N-435. Eran las 21.30 horas cuando Manuel R. R. circulaba a bordo de un Opel Corsa de su propiedad con el que atropelló a una mujer que cruzaba correctamente por un paso de peatones ubicado en un tramo recto y con plena visibilidad.

En la sentencia se indica que en el momento del accidente conducía sin hacer uso de las lentes correctoras que necesitaba para ver, «vulnerando las normas esenciales de cuidado y prudencia».

Un informe médico forense que fue aportado en el juicio establece que el acusado «tiene ceguera en el ojo izquierdo y un importante déficit de agudeza visual sin corrección en el derecho, por lo que es necesario el uso de lentes de contacto, tal y como obliga su permiso de conducción».

Como consecuencia de este atropello, la víctima sufrió un traumatismo craneofacial con herida contusa, fractura de pared lateral y suelo orbital derecho, un traumatismo en el hombro derecho con fractura de la cabeza del húmero, y un trombo parcial en la vena poplítea (en la pierna) que requirieron un tratamiento médico rehabilitador y un período de curación de 171 días en los que no pudo ejercer sus ocupaciones habituales.

Lesiones graves

Una vez concluido el período de recuperación, a la víctima le ha quedado como secuela una limitación en la movilidad del hombro y una artrosis postraumática que han sido valoradas en 28 puntos, además de un perjuicio estético ligero.

Por estos hechos, Manuel R. R. ha sido encontrado culpable de un delito de lesiones por imprudencia por el que tendrá que pagar una multa de 456 euros (una cuota diaria de 3 euros durante seis meses). Además, le ha sido retirado el carné para conducir vehículos de motor y ciclomotores durante el plazo de un año.

En la sentencia también se le obliga, de forma conjunta y solidaria con la Compañía Plus Ultra por ser la aseguradora de su vehículo, a hacer frente a una indemnización de 10.014,97 euros por las lesiones causadas y de 1.494 euros por las secuelas que le quedaron a la víctima. A esas cantidades habrá que sumarle los intereses legales. La sentencia es firme.