Hoy

Polémica por las cuentas públicas y las retenciones de fondos por deudas

  • El PP dice que los presupuestos son irreales e Ipal protesta porque no se han expuesto al público

La última sesión de pleno estuvo marcada por la polémica derivada de la economía municipal. Así, ante la aprobación definitiva del presupuesto municipal, cifrado en 4.528.458 euros, el portavoz popular Ángel Rasero aseguró que eran irreales «porque muchas de las subvenciones recogidas como ingresos no van a venir por la deuda del Consistorio con la Seguridad Social».

Algo que negó el alcalde, Ángel Vadillo, mientras que el portavoz de Ipal Manuel Gutiérrez se quejaba de que los presupuestos no habían estado expuestos al público como marca la ley y desveló que dos ediles de su grupo fueron a verlos a Intervención y nadie sabía dónde estaban.

Vadillo respondió que la interventora estaba de vacaciones y añadió que dichos concejales deberían haber avisado de su asistencia al Ayuntamiento para ver las cuentas, pero que, en todo caso, «los presupuestos han estado expuestos 15 días», dijo.

El PP se interesó por el destino de los 137.000 euros que la Diputación ha concedido a Alburquerque dentro del Plan Vitaliza, a lo que el primer edil respondió que se ejecutarían tres obras y una parte quedaba para contrataciones de personal, partida que ya había sido agotada con empleos a lo largo del año en curso. Sin embargo, Gutiérrez desmintió las palabras de Ángel Vadillo y sostuvo que esa cantidad no ha llegado íntegra al Ayuntamiento porque una parte ha sido retenida por la propia Diputación para liquidar deudas municipales. Tanto el alcalde como la interventora señalaron que no eran ciertas estas acusaciones.

Finalmente, Rasero preguntó por qué más de 30 trabajadores no han cobrado aún sus trabajos realizados en julio y Gutiérrez por qué tampoco han percibido sus salarios los alumnos de la escuela taller. En el primer caso, Vadillo dijo que se habían contratado con fondos propios por ayudar a los obreros a tener peonadas para cobrar los subsidios, y en el segundo caso culpó a otras administraciones de no abonar el dinero a tiempo.