Hoy

El Museo Nacional de Antropología muestra la copia en 3D del 'gigante extremeño'

El Museo Nacional de Antropología muestra la copia en 3D del 'gigante extremeño'
  • Hasta el 15 de noviembre también se exhiben los objetos personales de Agustín Luengo Capilla, el pacense que saltó a la fama en el XIX por sus 2,35 de estatura

La copia del vaciado del 'gigante extremeño' se puede visitar en el Museo Nacional de Antropología hasta el 15 de noviembre junto con una exposición de objetos personales y su proyecto de recuperación. Agustín Luengo Capilla medía 2,35 metros de altura, calzaba un 52 de pie y sus manos alcanzaron los cuarenta centímetros. 'El gigante extremeño' nació en la calle Colón de Puebla de Alcocer el 15 de agosto de 1849 y falleció en Madrid la Nochevieja de 1875.

La muestra que puede verse en la capital madrileña ofrece al visitante el vaciado que se ha reconstruido utilizando las técnicas de escaneado y fabricación más vanguardistas existentes, según explica el coordinador del Proyecto de recuperación y puesta en valor del Gigante Extremeño, Pablo Ruiz.

Exposición en Badajoz

La copia y la exposición viajarán después de Madrid a la sede la de la Diputación de Badajoz, donde se podrá visitar durante unas semanas hasta que a final de año pase a formar parte del museo del gigante extremeño en su localidad natal, Puebla de Alcocer, que este año conmemora el 140 aniversario del fallecimiento de Agustín, que tuvo lugar el 31 de diciembre de 1875.

De familia muy humilde y debido a que la casa de sus padres era de reducidas dimensiones, éstos se vieron obligados a hacer varias aberturas en la pared para poder sujetar las tablas de su cama, y de este modo Agustín pudiera descansara estirado, según la información difundida por el proyecto de recuperación.

De su infancia se sabe que fue un niño enfermizo y que a la edad de 12 años se puso a trabajar en un circo como atracción, exhibiendo sus grandes manos de 40 cm de largo, capaces de ocultar un pan de 1 kg. Debido a su fama, el Rey Alfonso XII quiso recibirlo en audiencia el 3 de octubre de 1875, regalándole un par de botas, conservadas actualmente en el Museo del Gigante Extremeño de Puebla de Alcocer, equivalente al número 52.

Según los estudios realizados, ha sido el segundo español más alto de todos los tiempos, llegando a alcanzar los 2 metros y 35 centímetros de altura.