Jueves, 26 de julio de 2007
Registro Hemeroteca

en

SOCIEDAD

FESTIVAL DE TEATRO CLÁSICO DE MÉRIDA
Bieito presenta su peculiar visión de 'Los persas' con una tragedia musical
El director de la obra, que se estrena esta noche, pretende hacer reflexionar al público con una historia «directa». La actriz y, en esta obra, también cantante, Natalia Dicenta clama contra «el horror de todas las guerras».
Bieito presenta su peculiar visión de 'Los persas' con una tragedia musical
Bieito y Dicenta, ayer en la presentación.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Un renovado alegato pacifista invade el escenario del Teatro Romano de Mérida. El director Calixto Bieito, con notable presencia en el panorama artístico internacional, desembarca en el Festival extremeño para poner en escena una peculiar visión de la «obra teatral más antigua» del mundo, pero con un discurso «contemporáneo» y, estética y textualmente, con palpables variaciones respecto al texto engendrado por Esquilo en el año 480 antes de Cristo. Natalia Dicenta, en el papel de Jerjes, el derrotado líder guerrero, encabeza el reparto de 'Los persas', que arrastra el subtítulo de 'Réquiem por un soldado' que pone en aviso al espectador de lo que se aventura: una obra de lamento humano, de crítica a la guerra, y de golpe en la cara del espectador «para intentar hacerle reflexionar», dice Bieito, sobre los dramas bélicos.

Coches y furgones quemados encima del escenario del Teatro emeritense; música rock y de réquiem; soldados con metralletas y enfundados en riguroso traje militar...horror, caos y desesperación. 'Los persas' de Calixto Bieito no habla «ni de dioses ni de mitos, sino de personas de carne y hueso. Es una historia directa y compleja, en el sentido positivo de la palabra, de un padre antimilitarista y de una hija soldado que muere en una misión de paz en un país al que fue pensando que iba a hacer algo bueno».

Bieito «reescribe de nuevo», junto a Pau Miró, la batalla de Salamina, que tuvo lugar el 23 de septiembre del año 480 a.C. y que forma parte de lo que se conoce como la Segunda Guerra Médica entre los persas y los griegos, saldada con una derrota de los primeros, los más poderosos. «No es una obra pacifista. Sólo queríamos hablar del horror y de la belleza atávica que produce la guerra entre los hombres», apostilla el director.

En 'Los persas', los soldados persas se transforman en soldados españoles que participan en una misión de paz en Herat (Afganistán).

Espacio y guerra

El responsable del montaje escénico de 'Los persas' incide en que utiliza «una estética contemporánea, del siglo XXI, que respeta el espacio abierto del Teatro de Mérida», aunque mantiene la esencia de la pieza de Esquilo y encuentra en Natalia Dicenta a su principal valedora.

«Interpretar este papel es un gran desafío. A mí, los desafíos me ponen las pilas, por lo que me he entregado a tope en esta obra, que supone una experiencia de crecimiento profesional y personal», comenta la actriz madrileña, quien tiene que cantar en buena parte de la representación, donde la música adquiere tanta importancia como el elemento narrativo.

La hija de la también actriz Lola Herrera asegura que su papel en esta pieza le ha hecho revivir que «las mujeres somos las primeras en caer en las guerras, las que más perdemos, las que son violadas, las que se quedan sin maridos e hijos», a la vez que sentencia «que no hay ninguna guerra justa y tampoco están justificadas las llamadas misiones de paz, que en realidad no lo son, como las que ahora se desarrollan en Afganistán».

«No es una obra cómoda, de sofá», agrega Dicenta sobre el espectáculo que se estrena esta noche. En ese mismo sentido antibelicista, Calixto Bieito sentencia que «la guerra es un chollo que te permite sacar lo peor de ti mismo de manera legal».

'Los persas. Réquiem por un soldado' fue presentada ayer por el director del Festival de Teatro Clásico de Mérida, Francisco Carrillo, quien definió el espectáculo como «absolutamente libre, profundo y muy rico».

De otro lado, el director general de Promoción Cultural de la Junta, Javier Alonso de la Torre, aprovechó el acto de presentación de la segunda obra del Festival de Mérida para transmitir, en nombre propio y del Gobierno extremeño, el pésame a los familiares de Ángel Duarte, escultor y pintor, y Fernando Turégano, crítico cinematográfico, fallecidos hace unos días.

 
Vocento

Contactar |Staff | Publicidad| Aviso legal | Política de privacidad | Suscriptores HOY| Mapa web

Canales RSS