Sábado, 16 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

PROVINCIA DE CÁCERES

Caceres
Fomento coloca protecciones para los motoristas en cuatro carreteras
Los guardarraíles de la N-110, la N-521 y varios tramos de la N-V y la N-630 contarán en breve con sistemas para evitar amputaciones en las caídas
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
TRAMOS MEJORADOS
N-V: Puntos kilométricos 198 a 232, del 269 al 277 y del 287 al 288.

N-630: Del 425 al 467, del 508 al 514 y del 519 al 584.

N-110: Del punto kilométrico 352 al 378.

N-521: Del kilómetro 17 al 21 y del 114 al 152.

Publicidad

Poco a poco las carreteras de la provincia de Cáceres van ganando en seguridad para quienes circulan en motocicleta. El Ministerio de Fomento acaba de adjudicar a la empresa Señalización Ejevial la colocación en cuatro carreteras principales de la provincia de dispositivos de contención para proteger a los motoristas en caso de caída.

Estos sistemas sirven para evitar, o al menos atenuar, las graves amputaciones y traumatismos que sufren muchos accidentados al golpearse con los soportes metálicos que sujetan los quitamiedos de las carreteras. Las estadísticas dicen que estos bordes cortantes son la causa directa del 70 por ciento de las muertes de motociclistas en España.

Los dispositivos de seguridad ahora adjudicados se van a colocar en la N-110 entre Plasencia y Tornavacas, la N-521 entre Trujillo y Portugal y varios tramos de la autovía A-5 y la N-630 que aún no disponen de estas protecciones. La empresa cuenta con un presupuesto de 539.743 euros. La actuación se enmarca en el Plan de Instalación de Barreras de Seguridad, que contempla una inversión de 43 millones de euros para proteger 243 kilómetros de carreteras en toda España.

El Gobierno central viene actuando desde 1995 en los puntos de la red viaria con mayor siniestralidad para mejorar los sistemas de contención y proteger a quienes circulan en moto. Algunos tramos especialmente peligrosos de la provincia de Cáceres ya disponen de ellos, como por ejemplo las famosas curvas del Tajo en la N-630, un lugar donde por cierto se ha incrementado de forma notable la circulación de motocicletas desde que se abrió la autovía A-66 entre Cáceres y Plasencia, pues el tráfico ya nos les estorba como antes en unas curvas especialmente apreciadas por los aficionados a las motos.

Reivindicación histórica

Las asociaciones de moteros de toda España llevan años exigiendo mejoras en la seguridad de las carreteras, y centran sus críticas precisamente en los guardarraíles antiguos que actúan como auténticas cuchillas en caso de accidente. Ni siguiera hace falta circular a gran velocidad para sufrir las consecuencias, como se demostró en la Vuelta Ciclista a Extremadura del año 2000 cuando el joven corredor madrileño Roberto Alcaide perdió un pie tras colisionar contra la sujeción de uno de estos quitamiedos. Si ocurrió eso con un ciclista, es fácil imaginar las consecuencias para un motorista en una caída a una velocidad mucho mayor.

Los postes cortantes en los quitamiedos fueron prohibidos por ley hace años, pero la mayor parte de las carreteras de la red viaria cacereña siguen teniéndolos. Al igual que ha hecho el Ministerio de Fomento en las carreteras nacionales, la Junta de Extremadura está colocando protectores en su red viaria desde el año 2004.

Reunión con Ibarra

El presidente de la Federación Extremeña de Motociclismo, Juan José Chozas, recuerda que hace unos meses él y otros representantes de mundo de las motos mantuvieron una reunión con el presidente de la Junta, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien les aseguró que habría dinero para solucionar en lo posible el problema. Chozas señala que, efectivamente, existe una partida de unos cuatro millones de euros destinados a dispositivos de seguridad para motoristas en las carreteras de la red autonómica, unos trabajos que deberían concluir a finales de este año.

Los numerosos clubes y asociaciones de moteros que existen en la provincia han participado en las movilizaciones que periódicamente se convocan para protestar contra este problema y exigir soluciones. Algunas de las más multitudinarias han tenido lugar en Madrid, y el Motoclub Tiramillas organiza cada dos semanas concentraciones para tratar de que las autoridades se comprometan con una realidad que cada año se cobra la vida de muchos motoristas. Sólo en el año 2005 más de 700 fallecieron en accidentes de circulación, y en gran parte de ellos las colisiones con los quitamiedos resultaron determinantes.

 
Vocento

Contactar |Staff | Publicidad| Aviso legal | Política de privacidad | Suscriptores HOY| Mapa web

Canales RSS