Viernes, 2 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

PLASENCIA

Plasencia
Rompen la luna de otro autobús en los ataques diarios que sufren desde el sábado
El vehículo fue apedreado de nuevo sobre las nueve de la noche en Miguel de Unamuno La concesionaria alerta de que ya no dispone de autocares para hacer frente a las averías
Rompen la luna de otro autobús en los ataques diarios que sufren desde el sábado
La luna de la puerta trasera de otro autobús de la línea 1 fue la que los vándalos rompieron a pedradas la noche del miércoles.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

A la misma hora y en el mismo lugar. Sobre las nueve de la noche y en la calle Miguel de Unamuno, en el barrio de La Esperanza. De nuevo, los vándalos rompieron la luna de otro autobús, también de la línea 1, a pedradas. Esta vez, la luna de la puerta trasera del vehículo, como desveló el portavoz de la concesionaria del transporte público, Rufino Vázquez. De nuevo, se repitieron los hechos y de nuevo, por tanto, el susto y el miedo se apoderaron del conductor y los pasajeros involucrados en los incidentes.

Dos lunas rotas en cinco días, «pero todos los días, desde el pasado sábado, sufriendo ataques en la calle Miguel de Unamuno y entre las nueve y las nueve y media de la noche», denunció ayer el portavoz de la cooperativa, quien tuvo que regresar ayer a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para poner otra denuncia.

La concesionaria del transporte público es objetivo de actos vandálicos desde el pasado sábado, de un grupo posiblemente de niños que se dedican a tirar piedras a los vehículos para romper sus cristales. Un hecho que desde el fin de semana sufren los vehículos de Los Arcos, «aunque, hasta ahora, sólo en dos ocasiones han logrado rompernos las lunas». Pero, en cualquier caso, una situación que «no estamos dispuestos a continuar soportando».

No en vano, más allá del susto para conductor y viajeros y del peligro real al que éstos se enfrentan ahora ya cada día, así como los posibles viandantes que a esas horas -sobre las nueve de la noche- circulen por Miguel de Unamuno, «estos actos sólo en lo que va de semana nos han supuesto un desembolso de más de 2.400 euros, porque tengo que recordar que el precio aproximado de cada luna es de unos 1.200 euros», reiteró ayer Rufino Vázquez.

Pero además de hacer frente a este desembolso, un gasto al que no quiere continuar sometiendo a sus arcas la cooperativa Los Arcos, la situación actual pasa porque los nueve vehículos aptos para circular con que, en estos momentos, dispone la concesionaria, están en servicio.

«Nuestra flota está formada por un total de once autocares, pero como ya son dos los que tenemos en la cochera con las lunas rotas que aún no hemos podido reparar, pues son nueve con los que contamos», aclaró ayer Rufino Vázquez.

Situación límite

El portavoz de la cooperativa Los Arcos profundizó en su explicación al detallar que esos nueve autobuses están distribuidos estos días de la siguiente manera: «Tres de los vehículos hacen la línea 1, otros tres la línea 2, dos más la línea 3 y uno, el servicio especial del Psiquiátrico. Quiero decir con absoluta claridad y rotundidad que tenemos ocupados los nueve vehículos de los que disponemos en la actualidad».

Una situación al límite que podría «acabar en la paralización de alguna línea, nada descabellado, si cualquiera de estos nueve vehículos sufre una avería; en estos momentos, no podemos hacer frente a estos imprevistos», aseguró Rufino Vázquez. Una situación que empeorará aún más «si continúan los ataques, los actos vandálicos que sufrimos desde el pasado sábado y que se producen cada día, repito, entre las nueve y las nueve y media de la noche, en la calle Miguel de Unamuno».

Ataques con piedras continuados que, sin embargo, no han permitido a los conductores atacados ver desde el vehículo de turno a los autores de los mismos.

«En esa zona hay un pequeño jardín en lo alto y creemos que es allí donde se colocan los vándalos, desde donde nos tiran las piedras; un lugar que no podemos ver desde el autobús, sobre todo, porque se trata de una zona sin iluminación alguna, con lo que, aunque continúen los ataques, no podremos ver a los autores», concluyó el portavoz de la cooperativa Los Arcos.

La concesionaria del transporte público confía en que la colaboración policial y vecinal le ayuden a solventar esta situación en el menor tiempo posible, pues de lo contrario el servicio de transporte urbano se verá afectado, con el consiguiente perjuicio para los usuarios del autobús.

 
Vocento

Contactar |Staff | Publicidad| Aviso legal | Política de privacidad | Suscriptores HOY| Mapa web

Canales RSS