Viernes, 10 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Cartas
La guerra sin fin
Todos recordamos los atentados de Madrid. A mí me cayeron lejos, como a la mayoría de los ciudadanos. Pero vivimos aturdidos y compungidos el sufrimiento de nuestros vecinos, llenándonos el corazón de rabia en aquellas horas. Y esas horas para algunos se convirtieron en días y para otros en odio perpetuo. No acuso a nadie de guardar rencor, o miedo. Es una reacción humana, aunque la considere inadecuada. En Palestina, en Irak, las matanzas de civiles se suceden a diario, en una mayor frecuencia provocada por estados invasores. Nos odian; muchos de los desgraciados ciudadanos árabes nos odian a muerte. Han visto pedazos de sus hijos esparcidos por las calles, han perdido sus casas ¿De veras no los entendéis?

 
Vocento

Contactar |Staff | Publicidad| Aviso legal | Política de privacidad | Suscriptores HOY| Mapa web