Domingo, 3 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

SOCIEDAD

Sociedad
«A los Alatriste de hoy no les miraría a los ojos»
La estrella de 'El señor de los anillos' da vida al personaje de Pérez-Reverte en la cinta más cara del cine español
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
PERSONAL
Nació en Nueva York en 1958. Su padre es danés y su madre estadounidense.

Vivió de niño en Argentina, Venezuela y Dinamarca. Estudió Literatura Española y habla perfectamente español, inglés, danés, sueco, noruego y francés.

Tiene un hijo con la cantante Exene Cervenka, del grupo punk X, de quien se divorció en 1998.

Posee doble nacionalidad: estadounidense y danesa.

Publicidad

Todos los actores de 'Alatriste' conservan una anécdota sobre Viggo Mortensen, a quien seguirían sin pestañear a los Tercios de Flandes. A Eduardo Noriega le regalaba chorizos y alfajores de la montaña leonesa, por donde el rey Aragorn de 'El señor de los anillos' anduvo perdido durante semanas. Unax Ugalde soltó un día que le gustaban los sugus. Y cuando subió a su habitación se encontró su nombre dibujado en el suelo con cientos de caramelos.

Calma zen. Es lo que irradia el actor neoyorquino, mascarón de proa de la película española más cara de todos los tiempos, que tiene en él a su mejor valedor para las ventas internacionales. Mortensen habla español con una narcótico acento porteño. Bebe mate, luce una pulserita de tela que dice 'Te llevo en el corazón' y una medalla del Atlético San Lorenzo de Almagro. En una jornada promocional sin tregua en Barcelona, agradecerá que la conversación se olvide de 'Alatriste' y pase a su condición de artista multidisciplinar: ha publicado cinco libros de fotografía, pinta y escribe poemas.



-¿Qué encontró en las montañas de León?

-Muchas cosas, de algunas de las cuales no soy consciente. Preparo mis personajes por instinto, sin saber hacia dónde voy. Arturo cuenta en los libros que Alatriste viene de Castilla La Vieja. Yo le pregunté si podía ser del norte de León, y me dijo que perfectamente. Allí encontré a gente que me sonaba a Alatriste y tenía su forma de ser, un poco secos, escuetos. Vi casas humildes con su escudo de piedra en la fachada. Los que vivieron allí enviaron a sus hijos a pelear en las Américas, a Flandes. A hacer el trabajo sucio de Olivares y Carlos V.

-Encuentra paralelismos entre la poderosa España del XVII y su propio país, Estados Unidos.

-Da que pensar sobre el actual imperio. Desgraciadamente, sigue sucediendo lo mismo, y los que mandan se niegan a reconocer que hacen las cosas mal, gastándose el oro y la sangre del pueblo. Nosotros estamos, como Alatriste, en tierras extrañas con gentes extrañas que nos temen y odian. Alatriste podría estar hoy en Irak, invadiendo Faluya, sabiendo que al día siguiente va a ser tomada por la población local. El Imperio americano, como el español, en vez de caer con elegancia y compasión prefiere morir destruyendo, como un niño enloquecido.

-¿Qué le diría a los Alatristes de hoy?

-No les dirigiría la palabra. Ni les miraría a los ojos. Conozco a soldados de mi edad, sargentos en la primera guerra de Irak. Y sé que ven el conflicto ridículo pero están allí por sus compañeros.

-¿Conoce mejor a los españoles después de rodar 'Alatriste'?

-Son tan orgullosos como en el XVII. Mienten cuando dicen que su país y su cine es humilde. Anoche estuve paseando por el Barrio Gótico ¿Qué fachadas! ¿Qué arte! 'Alatriste' arranca una nueva etapa en el cine español, pero no está hecha para que después vengan un montón de películas caras, a la americana. Los medios económicos no lo son todo. Aprovechen su historia, su arte.

Ser artista

-¿De dónde se siente un trotamundos como usted?

-Me siento cómodo en muchos sitios He viajado de niño y como actor, y me sigue gustando el viaje. Desde hace tiempo estoy seguro de una cosa: me unen más cosas con los otros que las que me separan. Deberíamos poder entendernos todos. Lo he comprobado. Era gracioso pensar cuando rodábamos las batallas en Flandes que podía estar peleando con un antepasado mío. Entre los cinco hermanos de mi padre hay rubios y morenos. Yo soy una mezcla.

-Ha trabajado a las órdenes de Ridley Scott, Brian de Palma, Peter Weir, Gus Van Sant ¿Qué percepción tiene de Hollywood.

-No lo contemplo Viajo allí con cierta cautela. He hecho muchas películas que reconozco que no son muy buenas, pero me tengo que ganar la vida. Al contrario que otros actores excelentes, en los últimos años me la he ganado con cierta regularidad. Se creen que cuando eres un poco conocido eliges todo. Y yo para lo único que tengo opción es para decir que no. Porque, aunque quiera hacer una película, si el director no quiere

-¿Ejercita esa opción, decir no?

-Bastante.

-Su amigo Dennis Hopper asegura, parafraseando a Rilke, que usted no podría vivir sin crear.

-No lo había pensado así, pero puede ser. Hay gente a la que le molesta estar solo, pero a mí la vida solitaria me alimenta. Ahora, de promoción, hay menos oportunidades pero siempre puedes escaparte por la noche a dar un paseo. Cuando estoy solo no quiero sentarme en la playa sin hacer nada. Miro y deseo comunicarme con el mundo, y mi forma de hacerlo es interpretarlo, recrearlo no para capturarlo, sino para acordarme de él.

-¿Le parece presuntuoso considerarse un artista?

-No. Todas las personas, aunque nunca pinten un cuadro ni hagan una película, pueden vivir artísticamente. Para mí ser artista es vivir como tal, permanecer abierto a lo que te rodea. Observar y tomarlo como algo irreproducible. Vale la pena entenderlo, aunque sea para describírtelo a ti mismo. Ser artista es permanecer consciente, y creo que todos tienen esa capacidad. Los niños la tienen, y según se van haciendo mayores la pierden.

-Dice que el azar guía su vida.

-Como la de todos. Lo que esperas conseguir no vale para nada. Yo me quejo y protesto: mi hijo tiene que ir a la escuela, tengo que terminar de leer este libro, ir de compras, lavar los platos A veces hay que dejar de hacer esas tareas. Hace poco me visitó una amiga y me preguntó si estaba libre para cenar. Tenía mucho trabajo: mi editorial me ocupa mucho tiempo. Estuve a punto de negarme, pero no dormir lo suficiente una noche no es el fin del mundo. A veces, hay que decir no. Confiar en el azar y el destino, porque son los eventos extraños e impredecibles los que conforman nuestra vida. Más vale viajar con esperanza que alcanzar nuestro destino.

-¿Tiene miedo cuando trabaja?

-Siempre. Sin el miedo me sentiría nervioso. Estaba aterrorizado de que mi acento fuera un problema para Alatriste. Tendría que vivir el resto de mis días: 'La peli está bien, pero el acento de Mortensen '.

-¿Por qué es actor?

-Para luchar contra el olvido. La vida de los sentimientos y los pensamientos tiene que ver mucho con la percepción de la memoria. Tengo familiares con problemas de memoria, y me espanta. No quiero olvidar las cosas, quiero apreciarlas y tenerlas presentes en mi memoria. Ahora publico un libro de mis fotos. Estuve en Teherán y vi un autobús turístico con una frase en la parte de atrás, 'I forget you for ever', 'forever' escrito así, incorrectamente. ¿Cómo van a atraer clientes? Linda portada. Entonces me di cuenta de que las cosas que me preocupan -mis familiares enfermos, los años que tengo, lo que pasa en el mundo- tenían que ver con el miedo a olvidar. ¿Sabe? De niño, me despertaba todas las mañanas no con miedo pero sí enojado, porque tenía que morirme algún día. Ahora me despierto y pienso 'vamos a por ello', sólo tenemos una vida. en domingo Viggo Mortensen, actor



 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10