Los trabajadores del hospital de Plasencia exigen que se controlen las visitas

Visitantes entrando al hospital Virgen del Puerto por la puerta de acceso principal. :: david palma/
Visitantes entrando al hospital Virgen del Puerto por la puerta de acceso principal. :: david palma

Denuncian que la total libertad de acceso que hay ahora molesta a los pacientes y entorpece el trabajo del personal en las habitaciones

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

El régimen de visitas a los pacientes ingresados en el hospital Virgen del Puerto de Plasencia lleva años sin cumplirse, lo que según los trabajadores ha llevado a una situación insostenible de continuos abusos que generan molestias a los pacientes y entorpecen la labor del personal sanitario que trabaja en las habitaciones.

La Junta de Personal del Área de Salud de Plasencia ha exigido por escrito a la gerencia «la implantación de un sistema efectivo de control de visitas». Su presidenta, Paloma Fadrique, destaca que la normativa de acceso existe, pero con el tiempo se ha dejado de aplicar, generando la sensación colectiva de que la entrada al hospital es libre, en especial en el horario de tarde.

Fadrique señala que a cada paciente que ingresa en el hospital se le entregan tres tarjetas de visita, pero después en la práctica no se utilizan. El motivo que apunta es que el celador que hace unos años se encontraba en el recibidor de la entrada principal con la función de controlar el acceso pidiendo las tarjetas a los visitantes fue sustituido por una persona que únicamente tiene tareas de información, de modo que ahora, en la práctica, se puede subir a las plantas con total libertad.

El problema que denuncia la Junta de Personal es que la situación se ha ido de las manos y en las habitaciones se llegan a reunir «hasta 10 personas». Muchas veces tampoco se respeta el horario de visitas, fijado de 15.30 a 19.30 horas, sino que se rebasa con creces. «Hay vigilantes que a las ocho pasan avisando a los visitantes de que se tienen que marchar, pero a veces no se hace y nos encontramos habitaciones llenas de gente a las diez de la noche», señala Paloma Fadrique.

La situación de descontrol ha llegado a tal punto que incluso hay quienes se saltan las barreras de cintas que se colocan a la entrada de cada planta junto a un cartel en el que se prohibe el paso hasta las 13.00 horas, que es cuando los facultativos finalizan las revisiones. Es fácil hacerlo, porque quienes conocen el hospital saben cómo acceder a las plantas a través de la zona de urgencias o de la de consultas externas sin que nadie les impida el paso.

Los problemas que esto genera son numerosos. «En este hospital sigue habiendo muchas habitaciones dobles y son los propios pacientes los se quejan», -señala la presidenta de la Junta de Personal. «Otras veces son las enfermeras las que tienen que recordar que sólo puede haber dos visitantes al mismo tiempo, e incluso hay personas que se molestan y se enfadan cuando les piden que se vayan».

El consejero de Sanidad, José María Vergeles, preguntado ayer por esta cuestión dijo que la gerencia del área «debería tomar alguna decisión» al respecto. Afirmó que el asunto de las visitas «siempre es controvertido», y pidió a quienes acuden a los hospitales «responsabilidad» para cumplir las normas y no molestar a otros pacientes.

Residencia, UCI y quirófanos

La Junta de Personal exige también la «apertura inmediata» de la residencia para familiares y los quirófanos de CMA, así como la reanudación de las obras de la UCI. A este respecto, Vergeles dijo que esas obras llevan varios años paradas por «problemas jurídicos», y que se encuentran pendientes de recibir un dictamen de la dirección facultativa para saber con exactitud hasta qué punto se han ejecutado. «Hay que liquidar con las promotoras la parte que ya esté hecha y luego contratar lo que queda, que aunque sea poco hay que sacarlo a licitación», explicó el consejero, quien dijo sumarse a estas demandas de los trabajadores porque, sobre todo en el tema de la UCI, un hospital como el de Plasencia «debe dejar de tener una provisional y que haya una que cumpla con todos los requisitos».

La Junta de Personal ha lamentado la nula información recibida por parte de la gerencia del área en relación a todas estas demandas y ha pedido varias reuniones con la gerente que, según afirman, no han sido atendidas, por lo que han decidido denunciarlo públicamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos