El Summer Gil se pone como meta recaudar una tonelada de alimentos

El músico Poncho K durante un concierto. :: Hoy
El músico Poncho K durante un concierto. :: Hoy

Poncho K será el cabeza de cartel de esta quinta edición, acompañado de La Mendinga, Omnia Transit y los placentinos Sarvaje Tren

L.S. PLASENCIA.

La entidad local menor de San Gil, dependiente de Plasencia, calienta motores para celebrar la quinta edición del Summer Gil Festival, una de las actividades que mayor cantidad de público atrae cada año esta localidad.

Este festival, que propone tanto citas musicales como actividades para los niños y rutas moteras da un paso más con la participación de Poncho K, conocido rockero sevillano con más de quince años de andadura musical.

Según explicó la alcaldesa de San Gil, Ester Sánchez, es la primera vez que el festival trae a un músico tan conocido. «Siempre hemos apostado por apoyar a grupos de Extremadura» indicó Sánchez «aunque sus nombres suenen menos».

Así, el cartel de este año lo completan La Mendinga, que llegan desde Cáceres, los pacenses Omnia Transit y los placentinos Sarvaje Tren. El evento tendrá lugar el próximo sábado 26 de agosto y las actividades continuarán durante la jornada del domingo.

El acceso a los conciertos es gratuito y, simbólicamente, los asistentes podrán donar un kilo de alimentos que serán destinados al Banco de Alimentos de Plasencia. En ediciones anteriores, según confirmó Ester Sánchez, «sí que llegamos a la tonelada, en otras nos faltó poco» y añadió que esperan superar esa cifra en esta edición gracias a la popularidad de Poncho K.

El Summer Gil Festival es un evento solidario en el que todo lo obtenido se dona a colectivos de Plasencia. La mayor recaudación proviene de los alimentos, aunque también se proponen otras actividades. Es el caso de la paella solidaria, que cuesta un euro y que va destinado a la Asociación Protectora de Animales El Refugio de Plasencia. También se ofrece un bocadillo solidario que redunda en beneficio de Placeat.

Valeriano Rodríguez, otro de los organizadores, anunció que este año también se amplía la zona de acampada. «El problema es que mucha gente no va a los festivales por tener que coger el coche» explicó. «Esperamos que ampliar este espacio convenza a la gente de quedarse y no tener que desplazarse después».

Rodríguez aseguró que los grupos «no cobran su caché» y que son los primeros que colaboran con el donativo, una cuestión que agradecen profundamente desde la organización.

El Summer Gil también propone una alternativa motera, una quedada organizada desde el Rolling Custom Club de Plasencia. Como ya es tradición, los motoristas realizarán la ruta de las antorchas de San Gil a Galisteo y realizarán un minuto de silencio por aquellos motoristas y conductores fallecidos en carretera durante el año. También está programada una ruta hasta Mirabel, según explicó Esteban Márquez, representante de este colectivo motero que trabaja con la organización del festival.

El Summer Gil Festival supone un atractivo turístico para esta entidad local menor que, si bien no puede ofrecer datos sobre el número de personas que acude cada año, sí que ha mostrado su satisfacción ante los resultados obtenidos y el crecimiento de esta propuesta.

Sánchez animó al público a disfrutar de esta experiencia solidaria y agradeció a todos los colaboradores su trabajo para «sacar adelante algo tan complicado». San Gil espera recibir al menos a unos 300 visitantes durante la noche del sábado, a los que se sumarán aquellos que acudan durante las actividades realizadas durante el día.

Fotos

Vídeos