Un sindicato de la Policía alerta de carencias básicas en medios y personal

Comisaría de la Policía Nacional en Plasencia, donde aproximadamente el 20% de la plantilla permanece sin cubrir. :: andy solé/
Comisaría de la Policía Nacional en Plasencia, donde aproximadamente el 20% de la plantilla permanece sin cubrir. :: andy solé

Entrega al subdelegado del Gobierno una lista con las necesidades básicas que presenta la comisaría de Plasencia

CLAUDIO MATEOS PLASENCIA.

El sindicato Alternativa Sindical Policial (ASP), que cuenta con una importante representación en la comisaría de Plasencia, se reunió a principios de septiembre con el subdelegado del Gobierno en Cáceres, José Carlos Bote, al que entregó un documento en el que se detallan las carencias de medios y personal que sufre el cuerpo, algunas de ellas de carácter básico y que afectan de manera directa a la seguridad de los cerca de 60 agentes que prestan servicio en la ciudad.

Muchas de esas deficiencias están directamente relacionadas con el hecho de que la comisaría cuenta con un 20% menos del personal que compone la plantilla, ya que el resto de las plazas permanecen sin cubrir y no están previstas incorporaciones significativas de agentes a corto plazo, como han reconocido incluso los mandos de la Policía Nacional. Pero aunque así fuera, ASP afirma que seguiría sin ser suficiente para una ciudad como Plasencia, que según aseguran soporta un nivel de denuncias y delitos superior incluso al de Cáceres, ciudad con más del doble de población.

El documento que entregaron al subdelegado está dividido en tres apartados que tienen que ver con las carencias de personal, la alerta antiterrorista de nivel 4 reforzado en la que ahora mismo se encuentra España y la jornada laboral. En cuanto al primero, el sindicato recuerda que no existe en la Policía Nacional de Plasencia una unidad especializada en violencia de género. No hay agentes que se dediquen específicamente a investigar y tramitar las denuncias, de modo que las víctimas son atendidas de manera ordinaria por policías no especializados de la oficina de denuncias. Además, sólo hay dos agentes destinados a tareas de protección de las víctimas, lo que ASP considera «insuficiente» porque «cuando se han dado situaciones de alto riesgo los radiopatrullas han tenido que realizar las labores de custodia y protección de las víctimas, dejando a la ciudad sin indicativos de seguridad ciudadana y teniendo que derivar las llamadas y requerimientos a la Policía Local».

No existe unidad fija de violencia de género y sólo hay dos agentes para proteger a las víctimasLa comisaría no cuenta con perímetro de seguridad, bolardos, vallas ni arco de detección de metales

El sindicato señala ademas que en la oficina de denuncias no existe un coordinador y son policías los que llevan a cabo esa tarea sin que se les reconozca el complemento y la consolidación del nivel. Tampoco hay suficientes coordinadores para los turnos de radiopatrullas ni se reconoce el nivel a los agentes que se ven obligados a realizar las labores de jefe de equipo. A causa de estas deficiencias de personal, ASP recuerda la denuncia que ha hecho ya en otras ocasiones, y es que «es habitual que sólo salga un vehículo radiopatrulla a realizar labores de seguridad ciudadana, llegando en ocasiones a no salir ninguno, lo que supone un riesgo para la ciudadanía y para los propios agentes».

En relación a la alerta antiterrorista, el sindicato avisa de que debido a la escasez de agentes en las calles actualmente no se podría llevar a cabo en la ciudad el protocolo fijado en caso de lo que se denomina 'incidente Amok', que es el protagonizado por alguien que va armado y se encuentra en un estado de rabia extrema de modo que puede matar o herir indiscriminadamente. Además, se quejan del incumplimiento del plan nacional de tiro, que obliga a realizar como mínimo prácticas trimestrales. Hay policías en Plasencia que llevan «casi una década» sin hacer prácticas de tiro. Tampoco cuentan con material ni medios suficientes para afrontar «con garantías» un acto terrorista.

En el propio edificio de la comisaría existen también carencias de seguridad que son evidentes para cualquiera que pase por allí. No hay perímetro de seguridad, bolardos, vallado, ni arco de detección de metales. El único agente que desempeña tareas de seguridad del edificio comparte con sus compañeros el chaleco antibalas, y además de vigilar tiene que coger el teléfono, atender a las personas que acuden a la oficina del DNI, apoyar al compañero de calabozos y otras tareas.

ASP considera, por otra parte, que el actual convenio de jornada laboral no resulta operativo en la comisaría de Plasencia, pues no permite «afrontar con proporcionalidad» incidentes graves, como los tres tiroteos que se han producido en lo que va de año, dos de ellos en el barrio de San Lázaro y uno en Los Mártires. Apunta en ese sentido que hay otras comisarías en las que no aplican esa jornada laboral, que emana de una directiva europea, sino que se adapta el sistema de turnos como más convenga en función de los medios de los que se dispone. El sindicato cree que en determinadas situaciones sería necesario doblar turnos o realizar otros que no están establecidos, por lo que piden que se les permita pactar con los mandos un turno que cubra mejor las necesidades particulares la comisaría de Plasencia, pues consideran que incluso con el actual personal sería posible disponer de más agentes en la calle optimizando los turnos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos