Seis familiares de pacientes de la UCI estrenan la residencia del hospital de Plasencia

Fernando Portillo muestra de las de las habitaciones doble de la residencia. :: d. Palma/
Fernando Portillo muestra de las de las habitaciones doble de la residencia. :: d. Palma

Los usuarios valoran la puesta en marcha de este nuevo recurso que les facilita la estancia durante el tiempo del ingreso hospitalario

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

La esposa e hija de un paciente de la zona de Navalmoral han sido las dos primeras usuarias de la nueva residencia para familiares que el SES ha abierto en el Hospital de Plasencia.

Durante los primeros 15 días del nuevo servicio han sido seis los familiares de pacientes ingresados en la UCI los que han ocupado las cuatro habitaciones de las que consta la residencia. De forma simultánea, el mayor tiempo hasta el momento, han sido tres las habitaciones ocupadas, según explica Fernando Portillo, trabajador social del Hospital Virgen del Puerto.

Son precisamente los profesionales de la Unidad de Trabajo Social del complejo los que se ocupan de valorar las solicitudes que presentan los familiares. El requisito imprescindible es que no tengan posibilidad de alojamiento en Plasencia y, en caso de que hubiera lista de espera, se tendrían en cuenta también la distancia con su población de origen y su situación económica.

La estancia de los familiares en la residencia se prolonga durante el tiempo de ingreso de los pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos con el fin de hacerles más cómoda la espera en unos momentos complicados, y que puedan tener un lugar de descanso.

Ocho plazas

«Los pacientes ingresados en UCI están críticos y, por eso, sus familiares no pueden estar permanentemente con ellos», explica Fernando Portillo. Solo pueden verles durante tres veces cada día, de tal modo que la mayor parte del tiempo están en una sala de espera. De ahí la decisión del SES de poner a su servicio la residencia.

Situada en la primera planta del centro sanitario, consta de ocho plazas distribuidas en cuatro habitaciones dobles con baño. Tiene además una pequeña cocina con nevera, microondas, fregadero y diversos utensilios, y también una sala de estar con televisión.

Se trata de un espacio de 525 metros cuadrados cuya construcción se licitó en 2009 con un presupuesto de 600.000 euros. Según el proyecto original, consta de 10 habitaciones dobles, de las cuales ahora se han abierto las cuatro primeras. Tanto los usuarios del hospital, que realizaron una campaña en la que recogieron más de 8.000 firmas, como los propios trabajadores del centro sanitario a través de la junta de personal, llevaban años reivindicando la apertura de este servicio.

Desde el pasado 2 de abril está en marcha el recurso, a disposición de los familiares de pacientes ingresados en UCI durante un tiempo mayor a 48 horas.

«Los que lo han utilizado hasta el momento lo valoran, porque varía mucho la estancia en una sala de espera a una habitación con ducha en la que poder descansar», zanja Fernando Portillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos