Protestan en el pleno contra la permuta entre Los Monges y Miralvalle

Pizarro conversa con los vecinos de Miralvalle que no quieren que se construya ante su bloque. :: a. solé/
Pizarro conversa con los vecinos de Miralvalle que no quieren que se construya ante su bloque. :: a. solé

Los vecinos de un bloque situado junto al colegio se oponen a que se pueda construir un nuevo edificio delante de sus viviendas

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

Una docena de vecinos del bloque número 4 de la calle Cayetano García Martín, en el barrio de Miralvalle, acudieron ayer al pleno municipal para protestar contra el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y la promotora Albatros para permutar los espacios situados entre los bloques del PIR Los Monges, propiedad de esta empresa, por un tercio de un solar residencial situado entre el colegio Miralvalle y el parque de Formosa.

Los vecinos se oponen a que la promotora pueda construir en ese suelo situado delante de sus viviendas un bloque de hasta seis pisos de altura, tal y como viene recogido en el Plan General Municipal (PGM). Además, señalan que ese espacio estaba destinado en un principio a la creación de un aula de la naturaleza del colegio Miralvalle.

Este terreno tuvo durante mucho tiempo la consideración de zona verde, pero eso cambió tras la última revisión del PGM, en vigor desde 2015, cuando pasó a ser residencial, algo que los vecinos que ayer protestaron en el pleno dijeron desconocer. Los portavoces de los grupos municipales de PSOE, Ciudadanos y Plasencia en Común usaron el turno de ruegos y preguntas para pedirle al gobierno local que reconsidere esa permuta si es que aún no se ha firmado.

El alcalde, Fernando Pizarro, se comprometió a mantener una nueva reunión con los vecinos, a quienes no obstante ya avanzó que será «muy complicado» dar marcha atrás, puesto que existe un compromiso con Albatros que se alcanzó para «tratar de solucionar el problema de aparcamiento que tienen en el PIR Los Monges». De hecho, el concejal de Urbanismo, José Antonio Hernández, desveló que al promotor se le habían ofrecido antes muchos otros suelos que rechazó, y el de Miralvalle era la última opción.

Pese a todo, los vecinos afectados esperan que aún se pueda alcanzar una solución, que pasaría primero por deshacer el acuerdo de permuta con Albatros, y después por modificar el PGM para volver a calificar el suelo como zona verde. No está completamente descartado y el alcalde no quiso comentar tras la sesión si semejante cosa será posible, aunque fuentes del gobierno local lo consideran altamente improbable. Pizarro llegó a decir en el pleno que la «culpa» de que ese suelo sea residencial es de la oposición por no presentar alegaciones cuando se tramitó la revisión del PGM realizada por el gobierno del PP.

Dentro del orden del día, el pleno aprobó con los votos en contra de PSOE, Ciudadanos y Plasencia en Común diversas modificaciones presupuestarias por un importe total de 362.458 euros. La más cuantiosa es un suplemento de crédito de 237.606 euros que, unidos a los cerca de 70.000 que ya estaban consignados en el presupuesto de este año, servirán para financiar con unos 300.000 euros el plan de asfaltado correspondiente a 2018. También se aprobaron suplementos de 57.137 y 37.569 euros para pagar, respectivamente, la renovación del campo de fútbol de Los Pitufos y el acondicionamiento de una nueva zona verde en la calle Ernest Hemingway.

Entre las partidas que se han dado de baja para llevar a cabo estos suplementos de crédito se encuentran los 84.000 euros que estaban presupuestados para cofinanciar la rehabilitación del ábside del antiguo hospital de la Cruz y San Roque. Al no haberse obtenido fondos para ello, el Ayuntamiento ha alquilado el ábside a la empresa Chaiten Extremadura para que complete el Burger King que va a abrir en el conjunto del edificio. Este arrendamiento dio pie al debate más duro de ayer entre el gobierno local y los grupos de la oposición que se oponen a que el ábside tenga ese uso.

En el pleno se aprobó también el proyecto de reforma para convertir los pabellones militares en una residencia de ancianos, así como el pliego de condiciones para sacar la obra a licitación. El gobierno local espera adjudicarla en septiembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos