Dos policías salvaron al hombre que quedó inconsciente en el incendio del lunes

Los policías Jesús Hernández y Francisco Gómez, junto a la casa donde rescataron a la víctima. :: andy solé/
Los policías Jesús Hernández y Francisco Gómez, junto a la casa donde rescataron a la víctima. :: andy solé

«Tiramos la puerta abajo y nos lo encontramos en el suelo ya casi sin conocimiento», relata uno de los agentes

CLAUDIO MATEOS PLASENCIA.

Fueron los héroes de la jornada en el incendio que el lunes afectó a una vivienda de la plaza del Concejo, junto a la Ronda del Salvador, en el que un hombre de 71 años tuvo que ser hospitalizado por inhalación de humos. No es exagerado decir que Jesús Hernández Garrido y Francisco Javier Gómez Martínez, ambos agentes de la Policía Nacional desde el año 2003, salvaron la vida a esta persona con su decidida actuación tras llegar los primeros al lugar del siniestro y ser alertados por los vecinos de que había alguien en el interior de la casa de la que salía gran cantidad de humo.

«Tardamos en llegar y lo mismo les pasó a los bomberos, porque es una plaza pequeña que no aparece en los mapas», relata Jesús Hernández. «Al llegar no estaba aún ningún otro servicio de emergencia, y vimos que salía mucho humo de la casa y los vecinos nos gritaban que había un hombre dentro, así que tiramos la puerta abajo y al entrar nos lo encontramos en el suelo del pasillo ya casi sin conocimiento».

Los agentes le sacaron y usaron una manguera facilitada por los vecinos para extinguir el fuego. Una vez a salvo, atendieron al hombre hasta que llegaron los servicios sanitarios. Los dos policías habían entrado en la casa sin ninguna protección, ya que los coches patrulla no están equipados con material adecuado para este tipo de actuaciones. Inhalaron mucho humo y, aunque al principio no le dieron importancia, al volver a subir al coche para patrullar Francisco Gómez empezó a sentirse mal, de modo que ambos acudieron al centro de salud de La Data, donde fueron atendidos de una intoxicación leve. El martes estaban ya de nuevo de servicio.

Ambos tuvieron que ser atendidos en un centro de salud por inhalación de humos

Se da la circunstancia de que hace poco que el agente Jesús Hernández se incorporó de una baja de siete meses por una hernia cervical que se produjo durante el rescate de dos menores en la zona de la depuradora de aguas residuales, un suceso del que en su día no informó la Policía Nacional. Fue el pasado mes de febrero, y el percance de Hernández se produjo al descender por un terreno muy escarpado. Los menores habían quedado atrapados y se les pudo localizar gracias a que uno de ellos llevaba un teléfono móvil.

Aquella situación fue resuelta de manera satisfactoria, al igual que la intervención del lunes, en la que gracias a la labor de estos dos agentes solo hubo que lamentar un afectado leve por inhalación de humos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos