Pizarro pide más protección para que el caso del busto de Carlos V no se repita

Fernando Pizarro, alcalde de Plasencia:: HOY/
Fernando Pizarro, alcalde de Plasencia:: HOY

El alcalde de Plasencia avisa de que «algo tiene que cambiar» en la normativa autonómica para impedir que bienes de gran valor como esta escultura puedan ser sacados tan fácilmente de su lugar de origen

CLAUDIO MATEOSPlasencia

El busto de Carlos V del Palacio de Mirabel de Plasencia no se subastará este jueves en la casa madrileña Fernando Durán, como estaba previsto. La Junta de Extremadura anunció este miércoles que ha alcanzado un acuerdo de última hora con la familia Falcó, propietaria de la escultura, y con la propia casa de subastas para que la venta de la escultura finalmente no se lleve a cabo y pueda permanecer en Plasencia.

Más información

Tras conocer la noticia de la retirada del busto de la subasta, el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, mostró su «alegría» por que la ciudad conserve esta importante pieza patrimonial, y su «agradecimiento» a la Junta por las gestiones que ha llevado a cabo para conseguirlo. No obstante, Pizarro avisó de que «algo tiene que cambiar» en la normativa autonómica sobre patrimonio para impedir que bienes muebles de gran valor como esta escultura puedan ser sacados tan fácilmente de su lugar de origen. «No debemos permitir que un caso como este pueda repetirse ni tener que depender de la buena voluntad de los propietarios para no perder un bien cultural de esta importancia», afirmó el alcalde, quien reiteró que el Ayuntamiento también había pedido a los Falcó que reconsiderasen la venta mediante una carta enviada a la familia hace unos días.

La Consejería de Cultura atribuyó ayer la retirada de la valiosa pieza de la subasta, donde tenía un precio de salida de 400.000 euros, a la «comprensión y generosidad» mostradas por los propietarios. Desveló que el martes había formulado un requerimiento legal elaborado por los servicios jurídicos de la Junta por el que instaba tanto a la comunidad de bienes formada por los miembros de la familia Falcó como a la casa Fernando Durán al cumplimiento de la Ley de Patrimonio de Extremadura. Según el ejecutivo regional, el requerimiento se basaba «en la condición del busto de Carlos V como elemento integrante e inseparable del Palacio de Mirabel, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) al haber sido declarado Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional». La Junta destacó que tras enviar el requerimiento «no han sido necesarias más actuaciones gracias a la buena voluntad de la familia Falcó».

La consejera de Cultura, Leire Iglesias, anunció en el pleno de la Asamblea de Extremadura el pasado 19 de diciembre la adopción de medidas para intentar evitar la subasta del busto, una pieza de gran valor histórico y artístico tallada en Milán por los Leoni que el propio Carlos V le regaló en 1555 a su cronista y hombre de la máxima confianza, el placentino Luis de Ávila y Zúñiga, segundo marqués de Mirabel. Desde entonces la pieza ha permanecido en el palacio, y de hecho la Junta señaló ayer que en las conversaciones mantenidas con los propietarios en los últimos días «se ha reconocido el vínculo histórico que tiene la pieza con nuestra región y la necesidad de que los extremeños y extremeñas pudieran continuar disfrutando de esta obra».

No se han ofrecido detalles al respecto, pero lo normal será que el busto, que desde principios de diciembre se encuentra en la sala de exposiciones de la casa de subastas, en el número 4 de la calle Velázquez de Madrid, regrese al Palacio de Mirabel, donde volverá a presidir el llamado salón Carlos V, el cual está incluido en la visita turística que se puede realizar al interior del edificio por un precio de cuatro euros.

La Consejería de Cultura destacó que el acuerdo para que el busto pueda continuar formando parte del patrimonio extremeño «ha sido posible gracias a la predisposición y buena voluntad de todas las partes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos