El parque eólico de Plasencia empezará a producir energía este mismo año

Pizarro pone la la primer piedra, en presencia de Navarro, Martín y Fernández Vara / PALMA

Las obras se iniciarán en breve tras la colocación simbólica de la primera piedra esta mañana

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

La mayor inversión privada que se recuerda en Plasencia ya está en marcha. Una carpa instalada al pie de la sierra de Berenguer, a pocos kilómetros del casco urbano de la ciudad, acogió ayer miércoles el acto de colocación de la primera piedra del parque eólico del Merengue, el primero de Extremadura, en el que Gas Natural Fenosa Renovables invertirá casi 40 millones de euros y que comenzará a producir energía antes de final de año si se cumplen las previsiones avanzadas por la compañía.

Las principales autoridades de la región acompañaron a los directivos de Gas Natural Fenosa Renovables en un acto que ha tenido un mero carácter simbólico, ya que el inicio de los trabajos aún se demorará algunas semanas mientras se completa el trámite administrativo de concesión de la licencia de obras. El parque tendrá 15 aerogeneradores con una potencia total de 40 megavatios (MW) suministrados por Siemens Gamesa que producirán alrededor de 155 gigavatios-hora (GWh) al año, que equivalen al consumo eléctrico anual de 44.000 hogares, es decir, de una ciudad el doble de grande de Plasencia. La energía se volcará en la red mediante una línea de alta tensión de siete kilómetros que construirá la empresa almeriense Juan Galindo S.L. La obra civil y la red de media tensión se han contratado con el Grupo Render, de Navalmoral de la Mata. También participarán en los trabajos otras empresas extremeñas.

El impacto económico directo e inmediato que el parque tendrán en las arcas municipales será de cerca de dos millones de euros. Los primeros 782.000 euros, correspondientes al canon, ya han sido ingresados en el Ayuntamiento de Plasencia, y en los próximos días se recibirá también el importe del Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), que aún están terminando de calcular los técnicos municipales, pero que rondará el millón de euros. A estas cantidades se sumará cada año la recaudación del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), que dependerá del volumen de negocio que generen las instalaciones.

La vida útil prevista del parque eólico del Merengue es de 25 años. Pasado ese tiempo, Gas Natural Fenosa Renovables decidirá si renueva las instalaciones con la tecnología disponible en ese momento, lo cual dependerá del rendimiento del parque. Las perspectivas son positivas en ese sentido porque, según señalaron a HOY responsables de la compañía, las mediciones de viento que se han venido realizando indican que la sierra de Berenguer es «un buen recurso eólico».

La directora general de Gas Natural Fenosa Renovables, Ana Peris, dijo en el acto de colocación de la primera piedra que el parque eólico del Merengue es un proyecto «especial y emblemático» para la empresa.

Por su parte, la directora general de Personas y Recursos de la compañía, la placentina Rosa María Sanz, destacó que con esta infraestructura Plasencia va a entrar en el «selecto» grupo de 101 municipios de todo el mundo que consumen al cien por cien energía procedente de fuentes renovables, ya que la electricidad generada se volcará en la red general a través de la subestación situada en la ciudad del Jerte.

La delegada de Gas Natural Fenosa en Extremadura, Ana Ruiz, afirmó que el parque creará 250 empleos directos entre las fases de construcción, operación y mantenimiento, e insistió en que su puesta en marcha se llevará a cabo «no más tarde de diciembre de este año».

Por la parte política, tanto el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, como el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, resaltaron la buena coordinación entre las administraciones, que ha permitido acelerar la máximo los trámites administrativos necesarios para la creación del parque eólico.

El presidente regional del PP, José Antonio Monago, dijo que si esta inversión es ahora posible es gracias a los cambios legislativos que introdujo su gobierno, el cual eliminó la obligación de crear tres puestos de trabajo por cada megavatio de potencia.

La portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Extremadura, María Victoria Domínguez, lamentó los «años de retraso» con los que la región se incorpora a la energía eólica, lo cual ha provocado, a su juicio, una pérdida de oportunidades de inversión y empleos.

Además d eeste parque eólico Gas Natural Fenosa Renovables está desarrollando otros proyectos en Extremadura que se encuentran en fase de tramitación administrativa, como la planta fotovoltaica Las Jaras, ubicada entre La Albuera y Badajoz con una potencia de 50 MW, o la planta fotovoltaica Miraflores, en Castuera, que tendrá una potencia instalada de 20 MW, así como otros adicionales en fase de desarrollo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos