La nueva iluminación de la catedral de Plasencia consumirá la mitad de energía que la actual

La nueva iluminación de la catedral de Plasencia consumirá la mitad de energía que la actual

C. M.

El jurado del concurso de ideas que convocó la Agencia Extremeña de la Energía (Agenex) junto al Obispado y el Ayuntamiento de Plasencia para la nueva iluminación de la catedral decidió ayer proclamar ganador al proyecto presentado por la empresa Intervento S.L., una firma madrileña especializada en museografía e iluminación. Recibirá un premio de 6.000 euros en concepto de honorarios por la redacción del proyecto técnico de ejecución de las dos fases en las que se implantará la nueva iluminación, así como por la dirección de las obra de la primera fase. Tendrá un mes de plazo para presentarlo.

Según informó el Ayuntamiento, el jurado ha valorado la calidad de los productos propuestos, y también el ahorro energético, el tipo de luminarias y la protección de la catedral. La nueva iluminación consumirá la mitad de energía que la actual. Estará compuesta por 83 luminarias tipo led de 12 clases diferentes que jugarán la potencia y con la temperatura del color para realzar los elementos arquitectónicos de la catedral. Se suprime la contaminación lumínica del entorno y se eliminarán todos los elementos de la antigua iluminación.

Presupuesto

El pliego del concurso establecía que el presupuesto de ejecución de la obra no podrá superar 45.397,86 euros para la primera fase y 50.000 para la segunda, es decir, un total de 95.397,86 euros, IVA incluido. Agenex lo pagará con el ahorro de una subvención de 200.000 euros que en su día se concedió al Ayuntamiento para cambiar la iluminación de parques y jardines, y de los que apenas se gastó una cuarta parte. El pliego especificaba además que el concurso es para la iluminación exterior completa de los edificios, aunque la posterior obra se llevará a cabo en dos fases.

En la primera de ellas se acometerá como mínimo la «iluminación volumétrica» de todas las fachadas de las dos catedrales, así como la principal del Palacio Episcopal. Se tendrán que retirar además los focos actuales, tanto los instalados en soportes y columnas como los empotrados en el suelo. La segunda fase será complementaria de la primera mediante la iluminación de detalles constructivos y elementos arquitectónicos, además de la retirada de las luminarias y cableado que se encuentran en las cubiertas.

La actual iluminación exterior de la catedral, inaugurada en 1999, se encuentra muy degradada debido a la falta de mantenimiento y a los daños que con el paso del tiempo le han ido causando agentes externos, en especial los excrementos de las cigüeñas que anidan en las cubiertas. Este alumbrado artístico, que buscaba huir de lo convencional en este tipo de monumentos, le costó en su día cerca de 60 millones de pesetas (unos 360.000 euros) al Ayuntamiento, que se lo adjudicó a la empresa placentina Casma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos