Los empresarios de Plasencia reclaman que se permita la llegada de la Universidad Católica de Ávila

El Ayuntamiento ofreció los antiguos juzgados a la UCAV, que asumiría la reforma. / Hoy

Argumentan que la iniciativa supondría un revulsivo económico para el presente y el futuro de la ciudad

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

La sociedad civil placentina comienza a moverse. La asociación de Amigos de las Catedrales, la asociación de vecinos Intramuros, la asociación cultural Pedro de Trejo y ahora también el Círculo Empresarial Placentino. Una entidad que aglutina a más de un centenar de negocios de diferentes sectores y que reclama a los políticos que respalden la llegada a la ciudad de la Universidad Católica de Ávila (UCAV).

Más información

«Nos da igual de qué tipo de iniciativa se trate, sea privada o pública, pero desde luego hay que respaldar, ayudar y procurar la puesta en marcha en Plasencia de un nuevo centro universitario».

Lo afirma Eugenio Hernández, presidente del Círculo Empresarial Placentino. «Por eso, si hasta la fecha, ha sido la Universidad Católica de Ávila la que ha mostrado interés por abrir una sede en la ciudad, pues vamos a trabajar porque el proyecto se haga realidad».

Reclama al alcalde, Fernando Pizarro, que luche por esta iniciativa. «Ya se lo hemos comunicado en una reunión que hemos mantenido con él y nuestro objetivo es hacerle llegar a quien sea preciso, desde la Junta hasta el Obispado, nuestro respaldo absoluto a la llegada de un nuevo centro universitario a la ciudad». A juicio de Eugenio Hernández, «no se puede entender que se pongan peros y trabas, porque estamos hablando de la apertura en definitiva de una nueva empresa, por tanto de una iniciativa muy positiva para el presente y el futuro de una ciudad carente de focos de trabajo».

«No se pueden poner trabas a un proyecto que viene a sumar» Eugenio Hernández

El Círculo Empresarial mantiene que la llegada de la UCAV sería un revulsivo económico para todos los sectores. «El número de residentes en la ciudad puede incrementarse en un corto y medio plazo entre 800 y 1.000 estudiantes, si la UCAV pone en marcha entre cinco y seis carreras». Y este número de estudiantes, «sin contar los profesores que se podrían contratar, por tanto los puestos de trabajo que el nuevo centro podría suponer, consumirían en Plasencia, en alojamientos, en comercios de todo tipo, en restauración, en todos los sectores». La llegada de la Universidad Católica de Ávila «supone un reparto de trabajo para todos los sectores y, por tanto, debemos hacer entre todos lo posible para que el proyecto se haga realidad». Eugenio Hernández considera preciso que la sociedad civil placentina continúe movilizándose con este fin, e inste a los políticos a apostar sin fisuras por iniciativas «que vienen a sumar».

Cabe recordar que el plan de la Universidad Católica de Ávila para abrir un centro adscrito en Plasencia se mantiene intacto pese a la insistencia de la Junta de Extremadura en que sólo apoyará iniciativas de universidades privadas que no hagan la competencia a la Universidad de Extremadura (UEx).

Aun así, a finales de este mes se llevará a cabo en la ciudad una reunión para ultimar los detalles del proyecto que la UCAV presentará al Ejecutivo autonómico, a la que además de la rectora abulense, María del Rosario Sáez Yuguero, asistirán el obispo de Plasencia, José Luis Retana, y el alcalde, Fernando Pizarro, entre otros.

Sabrán para entonces que diferentes colectivos sociales de la ciudad respaldan la apertura de un nuevo centro universitario, que además del impacto económico conllevaría dar contenido, y por tanto recuperar y mejorar, el Palacio de Justicia, la Casa del Deán y el Palacio del Doctor Trujillo, si bien no se descarta que, ahora que los estudiantes del Seminario Diocesano se han marchado a Salamanca, el Obispado pueda poner a disposición del la universidad abulense ese edificio.

Fotos

Vídeos