«No nos dejamos arrastrar por la dinámica del mercado»

Álvaro Muñoz y Cristina Sanmamed, en el interior de la librería placentina. :: david palma
Álvaro Muñoz y Cristina Sanmamed, en el interior de la librería placentina. :: david palma

Cristina Sanmamed y Álvaro Muñoz | Libreros de La Puerta de Tannhäuser | La librería placentina ha recibido esta semana de manos de los reyes el Premio Nacional de Fomento de la Lectura

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

La catedral de Cuenca acogió el pasado miércoles la entrega por parte de los reyes de España de los premios nacionales de cultura correspondientes a 2016, entre ellos el Premio Nacional de Fomento de la Lectura concedido a La Conspiración de la Pólvora, un grupo de pequeñas librerías independientes integrado por la placentina La Puerta de Tannhäuser, Letras Corsarias, de Salamanca, e Intempestivos, de Segovia. Han creado una exitosa programación cultural de eventos literarios lejos de los grandes ejes de la industria editorial.

-Hace ya más de un año que les concedieron el premio aunque no se haya entregado hasta ahora. ¿Lo han notado para mejor?

-Álvaro Muñoz: Sí, creemos que ha tenido cierta influencia, aunque es difícil cuantificarlo. Lo cierto es que seguimos creciendo en todos los sentidos, tanto en libros como en los autores que quieren venir a presentar. Estamos contentos con todo lo que ha sucedido.

-Cristina Sanmamed: Se nota el reconocimiento, tanto aquí en Plasencia como por los turistas que vienen sabiendo ya que somos Premio Nacional. Todo esto te impone un poco y te hace ser incluso más exigente a la hora de recomendar lecturas.

-¿Por que La Puerta de Tannhäuser es una librería diferente?

-Cristina: De las dos distribuidoras más grandes con las que trabajamos una tiene un millón y medio de títulos en stock y la otra como medio millón, solamente en castellano. Podría haber miles de librerías con diferentes modelos, y de hecho las hay. Lo que hacemos nosotros es seleccionar los libros que nos gustaría leer o que hemos leído. En la vida da tiempo a leer unos 4.000 o 5.000 libros, y nosotros traemos los títulos que nos parecen imprescindibles para hacernos más felices y más libres, siempre dejando un hueco porque sabemos que van a llegar más, algunos de ellos muy buenos. Además confiamos mucho en las editoriales pequeñas e independientes.

-Álvaro: La diferencia es la selección y los autores, y las obras que invitamos a la gente a descubrir a través de nuestra propuesta de entre los aproximadamente 7.000 u 8.000 títulos que tenemos siempre disponibles en la librería. No nos dejamos arrastrar por la dinámica del mercado y de la novedad, a menos que haya alguna que entendamos que encaja con el espíritu de la librería. Eso da mucho trabajo porque la mayor parte del mercado editorial se mueve por la novedad, y la novedad la prepara el distribuidor, no la elige el librero con su criterio.

-¿Por qué pensaron que este concepto, más propio de una ciudad grande o al menos mediana, podía funcionar en Plasencia?

-Álvaro: Bueno, yo soy de Plasencia y me atraía invertir en mi ciudad, aunque evidentemente cuando inviertes tus ahorros en un negocio tiene que ser una decisión racional y valorando los riesgos. Las opciones eran hacerlo en Madrid, que era donde vivíamos, o en Plasencia. Era un riesgo, porque no había precedentes de este tipo de librerías en una ciudad pequeña, aunque también hicimos una labor de investigación previa y vimos que en Plasencia había muchas ganas de tener un lugar cultural diferente.

-¿Seguirá creciendo la actividad cultural de la librería con nuevas presentaciones?

-Cristina: Sí, por un lado está el trabajo de mantener la librería y tenerla al día, y además sacar tiempo para leer, que para nosotros es muy importante. Luego está ya la tarea de organizar las presentaciones y otras actividades. Al principio era una tarea complicada decirle a un escritor o a un editor que viniera a una librería de una ciudad pequeña como Plasencia, fuera del circuito habitual, y lo conseguimos porque desde el principio hemos traído a gente y ahora mantenemos una programación bastante intensa.

La Conspiración de la Pólvora

-¿Cómo nació La Conspiración de la Pólvora?

-Conocimos primero en Salamanca a Rafa, de Letras Corsarias, que coincidía en gran medida con nuestra manera de entender la literatura y la librería. Después apareció también Intempestivos, de Segovia, y de manera muy distendida pensamos que podíamos hacer algo entre los tres. Está saliendo muy bien, pero también es cierto que hay mucho trabajo detrás.

-¿Qué consejo darían para lograr que los niños lean?

-Cristina: Hay libros de sagas que leen todos, como Geronimo Stilton y cosas así. Pero yo recomendaría que tengan una pequeña parcelita en su tiempo libre para que cojan un libro distinto al que se leen todos sus amigos o compañeros. Cuando leen un libro que han escogido ellos solos, o más bien es el libro el que te escoge a ti, la experiencia suele ser muy buena y quieren repetir. Si un niño llega y coge un libro porque le atrae, lo mejor es hacerle caso.

Nuevas presentaciones

-¿Tienen lista la programación de este otoño? ¿Qué sería lo más destacado?

-Álvaro: El 19 de octubre tenemos a Nacho Vegas, que va a presentar un poemario y nos ha dicho que además cantará algo. Juan Madrid viene el 28 de septiembre a presentar 'Perros que duermen'. También Alfonso Zapico con 'La balada del norte 2' el 26 de octubre, y José Vales, que fue premio Nadal y viene el 11 de octubre. Como novedad hemos organizado junto a las otras dos librerías de La Conspiración un festival que hemos llamado 'En caso de duda, consulte a su librero', y que va a ser el 7 de octubre en la Plaza Mayor. Esa misma noche tendremos en la librería la fiesta de celebración del Premio Nacional, a la que está invitado todo el mundo. También tenemos la semana que viene una cosa un poco rara, que es la presentación en inglés de un libro del periodista Granville Williams sobre las huelgas de la minería en la Inglaterra de Margaret Thatcher.

-Para terminar, ¿pueden recomendar un libro cada uno para disfrutar este otoño?

-Álvaro: Yo voy a recomendar el segundo tomo de 'La balada del norte', de Alfonso Zapico, que publica Astiberri. Es un cómic pero con mucho más texto del habitual y que es además de una gran calidad literaria. Trata sobre la revolución asturiana de 1934.

-Cristina: Recomiendo 'Un lugar pagano', de Edna O'Brien. Es de Errata Naturae y está muy bien traducido por Regina López Muñoz. Me gusta mucho la literatura escrita por mujeres, y de hecho tenemos una sección en la librería, sobre todo de mujeres que escribieron los años cincuenta y sesenta del siglo XX, que entonces pasaron desapercibidas porque no gustaba lo que contaban. Este habla de la vida en la Irlanda rural de los años treinta.

Fotos

Vídeos