El Defensor del Pueblo recomienda mejoras en la Comisaría placentina

Comisaría de la Policía Nacional en Plasencia. :: andy solé/
Comisaría de la Policía Nacional en Plasencia. :: andy solé

Sugiere instalar cámaras e interfonos en las celdas y dejar constancia escrita de los cacheos a los detenidos y de la hora de salida de los calabozos

C. M. PLASENCIA.

La visita el pasado año de tres técnicos de la oficina del Defensor del Pueblo a la Comisaría de la Policía Nacional de Plasencia ha dado como resultado la recomendación de diversas mejoras en las instalaciones, especialmente en la zona de los calabozos, así como de la necesidad de dejar constancia por escrito de los cacheos a los detenidos y la hora de salida de las celdas.

Los técnicos de la institución acudieron a la Comisaría placentina dada la condición que tiene el Defensor del Pueblo de alto comisionado de las Cortes Generales, y su papel como mecanismo general de prevención de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. De manera general, las conclusiones que plasman en su informe son que la estructura y el diseño de los calabozos son correctos porque, al tener acceso directo desde los garajes, permiten que los detenidos no coincidan con otros usuarios de la Comisaría. Sin embargo, señalan que el sistema de videovigilancia sigue sin cubrir el interior de las celdas, lo cual va en contra de los criterios expresados reiteradamente por el Defensor del Pueblo. Tampoco se cumple la recomendación de que en las celdas haya interfonos que garanticen la comunicación entre los detenidos y los agentes.

El informe detalla además que el monitor de control de calabozos se encuentra en la entrada de la Comisaría, mientras que las celdas están en el sótano. «Para que, en caso de producirse un incidente, los agentes puedan actuar con rapidez se considera más apropiado que los monitores de visualización de las imágenes de videovigilancia estén instalados en la zona de custodia, con independencia de que también estén en la zona de control de acceso a las instalaciones», señala.

En cuanto a los libros de registro y custodia de los detenidos, el Defensor del Pueblo ha constatado que «no se consignan todas las vicisitudes relacionadas con el detenido en cuestión», tales como los cacheos superficiales e integrales o la hora de salida del detenido de los calabozos y su destino. Pide que todos esos datos se reflejen por escrito en los libros correspondientes «para que quede garantizada la cadena de custodia e incidencias», tal y como establece la instrucción 12/2009 de la Secretaría de Estado de Seguridad. También recomienda «adoptar las medidas necesarias para que se disponga de al menos un agente en la zona de calabozos cuando haya alguna persona detenida».

Por último, el informe del Defensor del Pueblo apunta que la celda destinada a menores «no cuenta con una ventilación aceptable», por lo que debería garantizarse una limpieza adecuada de ese espacio.

El informe con sus correspondientes sugerencias de actuación fue trasladado hace dos meses a la Dirección General de la Policía, y también al jefe de la Comisaría de Plasencia, aunque en su caso «a efectos meramente informativos». A día de ayer, el Defensor del Pueblo aún no había recibido respuesta por parte del Ministerio del Interior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos