El corcho de Valcorchero se vuelve a subastar por medio millón como mínimo

Un alcornoque en la zona de la solana del monte público con la ermita del Puerto al fondo. :: david palma/
Un alcornoque en la zona de la solana del monte público con la ermita del Puerto al fondo. :: david palma

El gobierno local cree que el concurso del año pasado quedó desierto porque el calibre de la corteza era insuficiente

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

Hace diez años que se llevó a cabo la última campaña de saca del corcho en el monte público Valcorchero. El Ayuntamiento de Plasencia sacó de nuevo a subasta la producción en 2017 aunque con escaso éxito, ya que la convocatoria quedó desierta, según el gobierno local a causa de que el corcho aún no contaba con el calibre suficiente. Ahora, un año después, lo vuelve a intentar y de nuevo por un mínimo de medio millón de euros, casi el mismo precio que entonces.

Durante las últimas semanas se ha podido ver por los alcornocales del monte público a empresarios corcheros realizando catas en los árboles, pequeños cortes con los que tratan de determinar si, esta vez sí, les merece la pena pujar por una producción que se estima en 6.100 quintales castellanos (Qc) de corcho de reproducción y segundero, que es el de mayor calidad. Un quintal castellano equivale a 46 kilos. El adjudicatario tendrá que hacerse cargo también de la extracción del corcho quemado en el gran incendio de 2014 y del bornizo (de primera pela), una tarea que en pliego computa como gasto porque no reporta beneficios al empresario.

La superficie de Valcorchero que entra en esta saca de 2018 incluye todos los cuartos del monte público excepto 31 hectáreas que ya se aprovecharon en 2011, 28 hectáreas de zona quemada y 21 hectáreas de zonas claras afectadas por la seca. En total, se podrán explotar 1.087 hectáreas de alcornoque, con las que se puede obtener una producción que el año pasado fue valorada por la Junta de Extremadura en cerca de 600.000 euros.

La saca del corcho tiene un año de plazo y deberá seguir un orden establecido, comenzando por la parte de la umbría, siguiendo por la zona denominada Corralizas, y terminando por los dos cuartos de la solana.

Polémica ecologista en 2008

La última saca del corcho general que se llevó a cabo en Valcorchero fue en el año 2008 y se desarrolló con polémica, pues la asociación Ecologistas Plasencia denunció públicamente que los trabajos estaban causando daños en el monte. El entonces concejal de Medio Ambiente, el regionalista Juan Carlos Herrero, negó que el espacio protegido estuviera sufriendo daños tanto de manera general como en el Camino Viejo en particular, que era donde se centraban las denuncias de los ecologistas por la utilización de maquinaria pesada en las labores de la saca y el transporte.

Herrero esgrimió un informe emitido al respecto por los técnicos de la Dirección General del Medio Natural que constataba que no se habían abierto nuevos caminos. Respecto a los desperfectos en árboles y arbustos, el edil detalló que se trataba tan solo de dos ejemplares no autóctonos que «ni vamos a lamentar ni vamos a replantar». Era, a juicio del concejal, un daño menor que quedaba compensado con creces por el beneficio de cerca de 600.000 euros que dejó entonces la saca en las arcas municipales. La adjudicataria fue la empresa portuguesa Cortiseira Sominha.

En el pliego para la saca de este año, elaborado por el Servicio de Ordenación Forestal de la Junta de Extremadura, vienen especificadas todas las precauciones que debe tener la empresa adjudicataria tanto en las tareas de saca como en las de transporte del corcho, entre ellas usar caballerías en las zonas en las que no existan caminos habilitados para el paso de maquinaria, ya que está expresamente prohibido abrir nuevos caminos en el monte al margen de los ya existentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos