La catedral de Plasencia renovará su iluminación tras casi dos décadas

La falta de mantenimiento ha ido degradando la iluminación artística de la catedral. :: andy solé/
La falta de mantenimiento ha ido degradando la iluminación artística de la catedral. :: andy solé

La Agencia Extremeña de la Energía convoca un concurso de ideas para el alumbrado ornamental del templo y la fachada del Palacio Episcopal

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

La Agencia Extremeña de la Energía (Agenex) acaba de publicar las bases del concurso de ideas para el diseño y remodelación del alumbrado ornamental exterior de la catedral de Plasencia y de la fachada del Palacio Episcopal. El templo lleva con la misma iluminación cerca de dos décadas, desde que en 1999 se instaló un polémico alumbrado «artístico», cuya falta de mantenimiento ha ido degradando la visión nocturna del principal monumento de la ciudad.

El Ayuntamiento y el Obispado han colaborado con los técnicos de Agenex en la redacción de un pliego que no determina con exactitud cómo deberá ser la nueva iluminación, sino que a partir de unas directrices básicas deja libertad a los concursantes para diseñarla. Se trata de un proceso al que pueden presentarse tanto empresas como profesionales independientes, que lo harán de forma anónima y bajo lema, de manera que el jurado no sabrá a quién corresponde cada una de las propuestas hasta después de seleccionar una de ellas. El ganador recibirá como premio la adjudicación de un contrato de servicios para redactar el proyecto técnico de ejecución de las dos fases en las que se implantará la nueva iluminación, así como la dirección de las obra de la primera fase. Los honorarios por ambos conceptos ascenderán a un total bruto de 6.000 euros.

El pliego del concurso fija algunos requisitos mínimos. Uno de ellos es el económico, en concreto que la ejecución de las propuestas que se presenten no podrán superar un presupuesto de ejecución de la obra de 45.397,86 euros para la primera fase y 50.000 para la segunda, es decir, un total de 95.397,86 euros, IVA incluido. Agenex lo pagará con el ahorro de una subvención de 200.000 euros que en su día se concedió al Ayuntamiento para cambiar la iluminación de parques y jardines, y de los que apenas se gastó una cuarta parte. El pliego especifica además que el concurso es para la iluminación exterior completa de los edificios, aunque la posterior obra se llevará a cabo en dos fases.

El ganador del concurso recibirá 6.000 euros y el presupuesto de la obra en dos fases será de 95.397

En la primera de ellas se acometerá como mínimo la «iluminación volumétrica» de todas las fachadas de las dos catedrales, así como la principal del Palacio Episcopal. Se tendrán que retirar además los focos actuales, tanto los instalados en soportes y columnas como los empotrados en el suelo. La segunda fase será complementariade la primera mediante la iluminación de detalles constructivos y elementos arquitectónicos, además de la retirada de las luminarias y cableado que se encuentran en las cubiertas.

El Ayuntamiento y el Obispado de Plasencia decidieron en febrero de este año que la nueva iluminación ornamental de la catedral saliera de un concurso de ideas en lugar de convocar una licitación cerrada. En principio, según explicaron entonces, hay dos maneras de plantear la iluminación, una «artística» en la que se resaltan tan solo determinados elementos del edificio, incluso con colores diferentes, y otra más convencional en la que lo que se busca es una iluminación homogénea del monumento para que destaque en el paisaje urbano nocturno, incluso desde grandes distancias. Los responsables municipales y episcopales han preferido no decantarse inicialmente por ninguna de ellas, sino elegir de entre las ideas que se presenten al concurso.

El jurado deberá tener en cuenta en su análisis de las ideas presentadas cuestiones como que el consumo de energía sea limitado y eficiente, fundamentado en el uso de tecnología LED, con sistemas de control bien programados. Puntuará además el empleo de temperaturas de color cálidas, y se deberá garantizar que cualquier equipamiento colocado sobre el edificio quede oculto a la vista y además sea reversible. En resumen, se esperan de los concursantes «ideas que destaquen por la eficiencia energética y la ausencia de contaminación lumínica, además de por su valor estético, viabilidad económica y aplicación práctica, por su integración y capacidad para generar valor a los edificios a iluminar, por la originalidad de las soluciones y por respeto a su carácter e historia».

La actual iluminación exterior de la catedral, inaugurada en 1999, se encuentra muy degradada debido a la falta de mantenimiento y a los daños que con el paso del tiempo le han ido causando agentes externos, en especial los excrementos de las cigüeñas que anidan en las cubiertas. Este alumbrado artístico le costó en su día cerca de 60 millones de pesetas (unos 360.000 euros) al Ayuntamiento, que se lo adjudicó a la empresa placentina Casma. Los responsables señalaron entonces que habían preferido huir de la iluminación plana clásica de este tipo de monumentos y apostar por realzar los volúmenes y resaltar el valor arquitectónico del conjunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos