El busto de Carlos V, del Palacio de Mirabel, sale a subasta por 400.000 euros

El busto en el salón Carlos V del Palacio de Mirabel; en el círculo, detalle de la escultura, tallada por Leoni en 1555. :: /PALMA
El busto en el salón Carlos V del Palacio de Mirabel; en el círculo, detalle de la escultura, tallada por Leoni en 1555. :: / PALMA

La pieza fue un regalo del propio emperador a su cronista, el placentino Luis de Ávila, y es una de las grandes joyas artísticas de la ciudad

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

La pieza estrella de la subasta de obras de arte que la casa madrileña Fernando Durán celebrará el próximo 28 de diciembre será el busto de Carlos V que durante varios siglos ha permanecido en el Palacio del Marqués de Mirabel. Se trata de una de las grandes joyas del patrimonio artístico e histórico placentino, y su precio de salida en la subasta será de 400.000 euros.

El busto, datado en 1555 y de 90 centímetros de altura, está tallado en mármol de Carrara y conserva restos de policromía. Se atribuye a Pompeo Leoni, y fue un regalo personal del propio Carlos V a su cronista oficial y hombre de máxima confianza, el placentino Luis de Ávila y Zúñiga, comendador de la Orden de Alcántara y primer marqués de Mirabel, quien acompañó al emperador durante sus campañas bélicas y, finalmente, en su retiro en el Monasterio de Yuste. Se trata de una de las muy escasas obras de Leoni de propiedad particular. La propia casa de subastas destaca que es la única escultura imperial fuera de las colecciones de Patrimonio Nacional que se conservan en el Museo del Prado y El Escorial.

El busto de Carlos V permaneció a lo largo de los siglos en manos de los sucesivos marqueses de Mirabel, expuesto en una hornacina en uno de los principales salones del palacio hoy propiedad de Carlos Falcó, si bien a veces ha sido cedido para diversas exposiciones. Existe una copia en bronce que los entonces marqueses de Mirabel, Manuel Falcó Escandón e Hilda Fernández de Córdoba, regalaron en 1958 al Monasterio de Yuste con motivo de los actos conmemorativos del cuarto centenario de la muerte de Carlos V. Esa reproducción fue robada en el año 2000 y recuperada en 2005 mediante una entrega anónima que se llevó a cabo bajo secreto de confesión, según explicaron responsables de Patrimonio Nacional.

El busto original que se subasta en Madrid el día 28 descansa sobre una cartela con la inscripción ‘CA.V.R.I.’ (Carlos V Rex Imperator). Fue esculpido con corona de César de la antigüedad romana y el rostro fino y consumido, de su última época. Viste armadura borgoñona de parada, probablemente realizada en 1550, para la Dieta de Augsburgo, para el emperador por Desiderius (Colman) Helmschmid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos