Baches y socavones inundan el asfalto de Plasencia tras más de dos años sin repararse

Baches y socavones inundan el asfalto de Plasencia tras más de dos años sin repararse

Las constantes lluvias de esta primavera agravan la situación de calles y avenidas y convierten la circulación por ellas en una carrera de obstáculos

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Después de dos años consecutivos sin plan de asfaltado, baches y socavones decoran buena parte de las calles y avenidas de la ciudad y dificultan tanto la circulación de los vehículos como el tránsito de las personas. Cierto es que las lluvias casi constantes desde hace más de un mes y medio están complicando la situación. Pero no lo es menos que el asfalto ya presentaba antes del agua un estado más que deteriorado, fruto de la ausencia prolongada de un arreglo en condiciones del firme.

El concejal de Obras David Dóniga ha asegurado que, para paliar esta situación, se ha llevado a cabo una campaña de bacheo y que esta misma semana se ha puesto en marcha otra. Pero estas campañas solo serán un parche porque no conllevan ningún arreglo definitivo de tal modo que, cada vez que llueve, el asfalto se vuelve a abrir.

Plan de asfaltado

Dóniga garantiza que este año habrá plan de asfaltado. Aunque hasta el momento desconoce la cuantía que se destinará al mismo, cuándo podrá comenzar, y cuántas calles podrán beneficiarse.

No obstante, fuentes municipales aseguran que hay una partida en los presupuestos de unos 300.000 euros para el plan de asfaltado de este año, y que los técnicos municipales trabajan en la elección de las calles a reparar, y también en el desbloqueo del plan de 2016.

En 2016 no se llevó a cabo plan de asfaltado alguno por falta de fondos y el que estaba previsto ejecutarse en 2017 está paralizado en vía judicial después de que el TSJEx haya dado la razón a una de las tres empresas que fueron excluidas del concurso por incumplir el principio de proposición única. Tras esta resolución judicial, el Ayuntamiento se ha visto obligado a retrotraer el procedimiento de adjudicación al momento inmediatamente posterior a la apertura de ofertas, que fue el 25 de septiembre de 2017.

El revés judicial

Un total de 15 empresas se presentaron a la licitación del plan de asfaltado para 17 calles de la ciudad correspondiente a 2017, que salió a concurso por un máximo de 334.442 euros. La oferta más ventajosa fue presentada por Mezclas y Firmes de Extremadura (Mefiex), y ascendía a 193.976 euros, por lo que la mesa de contratación propuso adjudicarle a ella el contrato.

Sin embargo, los técnicos municipales determinaron después que tanto la oferta de Mefiex como las presentadas por las dos siguientes más baratas, que eran las de Gévora Construcciones (199.524 euros) y Construcciones Hidráulicas y Viales (200.225 euros), incurrían en baja temeraria. Además, los técnicos hicieron notar que dos de esas tres empresas (Mefiex, y Construcciones Hidráulicas y Viales) ya fueron excluidas en 2015 de la licitación del plan de asfaltado de aquel año, junto con Construcciones Hijos de González Meras (también presente en el concurso de 2017), por la existencia de indicios de que «actuaban coordinadamente en la presentación de proposiciones, comportándose como una misma empresa», lo cual va contra la ley que rige este tipo de contratos.

El Ayuntamiento obtuvo una sentencia en primera instancia favorable a esa decisión, pero el pasado enero el TSJEx la revocó al considerar que, pese a que entre las tres empresas excluidas sí existía una unidad de decisión, eso no era motivo para excluirlas del procedimiento, sino que lo que se debía hacer era tomar como referencia únicamente la oferta más baja para determinar si incurre en temeridad, y después aplicar ese cálculo a las ofertas presentadas por las demás empresas del grupo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos