Otras 53 auxiliares domiciliarias de Plasencia llevan a juicio su petición de un mejor sueldo

Auxiliares de ayuda a domicilio en una rueda de prensa ofrecida en 2015 para reclamar mejoras. :: a. solé

Las vistas están señaladas para esta semana y la próxima en el Juzgado de lo Social de Plasencia

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

El Ayuntamiento de Plasencia se enfrenta a 53 nuevas demandas judiciales presentadas por otras tantas auxiliares de ayuda a domicilio. Reclaman que también a ellas se les equipare el sueldo con el de los trabajadores del Grupo E del convenio municipal, en vez del salario mínimo que han cobrado hasta ahora. Los juicios están fijados para esta semana y la siguiente en el Juzgado de lo Social.

El gobierno local ya reconoció el salario de Grupo E a las 11 auxiliares domiciliarias que contrató con fondos propios en el otoño de 2015, después de que una de ella lo denunciase y le dieran la razón primero el juez de primera instancia y después, el pasado mes de abril, el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx). Esto ha supuesto para todas ellas cobrar casi el doble de lo que percibieron inicialmente. El Ayuntamiento tiene de plazo hasta el 31 de octubre para abonarles 3.215,32 euros a cada una, ya que de lo contrario tendrá que pagarles también intereses de demora, según el acuerdo alcanzado entre las partes tras la sentencia del TSJEx.

Aquella resolución judicial se refería únicamente a las 11 contratadas con fondos propios del Ayuntamiento. Sin embargo, el sindicato UGT consideró que los fundamentos de la sentencia permiten aplicarla también al resto de auxiliares de ayuda a domicilio, contratadas mediante planes de empleo temporales subvencionados por la Junta. Este es el motivo de que se hayan presentado 53 nuevas demandas por parte de todas las auxiliares contratadas con cargo a esos planes.

El abogado de UGT que representa a las 53 trabajadoras, Jesús Bermejo, destaca que tanto en la sentencia de primera instancia como en la del TSJEx lo que vienen decir los jueces es que las auxiliares de ayuda a domicilio son trabajadoras municipales y por lo tanto se les debe aplicar el convenio colectivo, independientemente de la procedencia del dinero con el que se les paga. Se puede interpretar por lo tanto que no sólo las contratadas con fondos propios tienen derecho a cobrar como Grupo E, sino todas las trabajadoras de ayuda a domicilio. Además, el convenio entre la Junta y el Ayuntamiento señala que los contratados en los planes de empleo subvencionados cobrarán el salario que marque el convenio. Al no estar la categoría de auxiliar domiciliario incluida en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) municipal, los jueces aplicaron el salario de la categoría laboral más parecida, que es la de limpiadora.

El gobierno local ha decidido ir juicio y no aplicar a estas 53 auxiliares el mismo acuerdo alcanzado con las otras 10 precisamente porque considera que, al no aparecer recogida la categoría en la RPT y no estar contratadas con fondos propios, no se las debe considerar trabajadoras sujetas a convenio.

Los juicios están señalados para los días 10, 11 y 18 de octubre, aunque hay bastantes posibilidades de que no se lleguen a celebrar, puesto que ya hubo uno el pasado 26 de septiembre en el que se vio el caso de una de las trabajadoras. Lo más normal es que, al tratarse de situaciones prácticamente idénticas, los abogados pidan que los juicios queden en suspenso hasta que se conozca la sentencia del primero, que después se aplicaría mediante un acuerdo en todos los demás casos sin necesidad de que se celebren 53 juicios separados.

El Ayuntamiento se ha negado por el momento a reconocer el salario de Grupo E a esas 53 trabajadoras, aunque en el nuevo Plan de Empleo de Experiencia, que se presentó la semana pasada, las 48 auxiliares de ayuda a domicilio que se van a contratar por un año sí van a percibir el sueldo equivalente a esa categoría. Lo que ha hecho el gobierno local para cuadrar las cuentas es reducirles la jornada a un 66,6%, de modo que cobrarán 14 pagas de 805 euros netos mensuales, en lugar de los aproximadamente 1.200 que tendrían con jornada completa.

La consecuencia para los usuarios del servicio es que van a recibir un 25% menos de tiempo de atención, ya que cuando vayan a las casas las auxiliares permanecerán una hora y media en cada hogar en vez de las dos horas actuales.

Fotos

Vídeos