Hoy

Condenados a un año y medio de cárcel por construir líneas eléctricas en Santa Bárbara

Vista general de la sierra de Santa Bárbara. :: david palma
Vista general de la sierra de Santa Bárbara. :: david palma
  • La Audiencia Provincial ratifica la pena de prisión más una multa por desobedecer la orden de parar las obras

La Audiencia Provincial de Cáceres ha ratificado la condena de un año y medio de prisión y multa de 2.190 euros a dos empresarios por construir sin licencia un tendido eléctrico en una zona protegida de la sierra de Santa Bárbara. La condena, que es firme, se les aplica como responsables de un delito contra la ordenación del territorio.

También confirma una multa de 1.095 euros a cada uno por un delito de desobediencia, ya que continuaron con las obras después de que fueran precintadas, y se les ordena que ejecuten la demolición del tendido a su costa y en un plazo máximo de seis meses

La Audiencia ratifica así las condenas impuestas el pasado septiembre a ambos empresarios, uno como constructor del tendido y otro como promotor y propietario de la parcela no urbanizable en el que se levantaron las líneas eléctricas.

Esa sentencia consideró probado que en una fecha no determinada, pero posterior al 29 de junio de 2011, iniciaron obras en la parte alta de la sierra consistentes en la apertura y modificación de caminos de entre cinco y seis metros de ancho y entre 800 y 1.000 metros de largo, «todo ello con extracción de la masa arbórea para dejar expedito el camino, como alcornoques y otras especies, con el fin de instalar torretas eléctricas y crear pistas de acceso a las mismas». Según el juez, el objetivo de construir estas líneas de media tensión era abastecer de energía «a las construcciones existentes y futuras, sin contar con licencia alguna, al haber sido esta denegada en diversas ocasiones por el Ayuntamiento de Plasencia».

El 14 de julio de 2011 el Consistorio abrió expediente de infracción urbanística, y unos días después ordenó parar las obras. La Policía Local las precintó el 18 de octubre, pese a lo cual los condenados «continuaron con las obras, enclavando las torretas en el suelo y terminando la instalación, tendiendo los cables».

Los empresarios recurrieron la sentencia del juzgado placentino, y ahora la Audiencia Provincial la confirma, añadiendo además algunas consideraciones, como que la finalidad de la construcción no era dotar de energía eléctrica a la parcela de uno de los condenados, como estos afirmaban, sino «posibilitar la electrificación de una urbanización de hecho».

El recurso pedía además que no se ordenase la demolición del tendido con el argumento de que no causa daño al medio ambiente, lo cual rechaza el tribunal ya que «el impacto visual de la línea eléctrica que nos ocupa, claramente visible recortada contra el cielo, no resulta en absoluto irrelevante para la protección del medio ambiente».

En relación al delito de desobediencia, la Audiencia señala que es evidente porque existen fotos tomadas por el Seprona cuando se ordenó parar la obra en las que las torretas aún no estaban instaladas, y después estas estructuras se levantaron y se colocaron los cables.

La Audiencia Provincial condena además a los dos recurrentes a pagar las costas.