Hoy

El Ayuntamiento busca el modo de seguir la tala parada por la CHT

Vegetación junto al Jerte entre los puentes de Trujillo y San Lázaro el pasado septiembre. :: david palma
Vegetación junto al Jerte entre los puentes de Trujillo y San Lázaro el pasado septiembre. :: david palma
  • Se encuentra realizando un inventario de los árboles secos y enfermos en las zonas de la ribera que no se han tocado

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) nunca reanudó tras el verano la tala de árboles muertos y enfermos en la ribera del Jerte a su paso por Plasencia, unos trabajos de apeado que se interrumpieron después de la primavera, según se dijo entonces, por parada biológica. El Ayuntamiento lleva desde septiembre intentando que la CHT siga eliminando la vegetación, y si no responde a los requerimientos buscará el modo de hacerlo por su cuenta.

El concejal de Medio Ambiente, Luis Miguel Pérez Escanilla, dijo ayer que los operarios de la brigada verde se encuentran realizando un inventario de los árboles que más evidentemente deben ser talados en las zonas en las que no actuó la Confederación, es decir, desde el puente de Adolfo Suárez hasta la presa, y entre los puentes de Trujillo y San Lázaro. El edil admite que estos trabajadores no son expertos en la materia, pero sí pueden señalar los árboles que están muertos o muy enfermos para dejarlos marcados y que, en su momento, sean eliminados.

«Consideramos que la actuación de la CHT está inacabada», apuntó Pérez Escanilla, quien señala que la intervención en la ribera resulta necesaria porque la abundancia de árboles muertos es una «fuente de infecciones y de peligro».

La tala masiva de árboles en el tramo urbano del Jerte ha generado una importante polémica desde que se puso en marcha hace unos meses entre los puentes de Adolfo Suárez y Trujillo, precisamente la zona más transitada por el paseo del río y el parque de La Isla. Incluso hubo un colectivo ecologista, la Sociedad Zoológica Extremeña, que presentó una denuncia ante el Seprona, lo que según reconoció ayer Pérez Escanilla provocó que la Guardia Civil requiriera al Ayuntamiento diversa documentación relativa a estas actuaciones. Por el contrario, las sociedades de pescadores de la ciudad se han manifestado a favor de la tala, así como profesores del grado de Forestales de la Uex que en su día confirmaron la presencia en los alisos de la ribera de Phytophthora alni, un microorganismo patógeno que es la causa de la enfermedad que ataca a esta especie.

El último en pronunciarse ha sido el concejal de Plasencia en Común, Abel Izquierdo, quien ha pedido una «racionalización del proceso», con una «sustitución gradual» en la que se vayan replantando nuevos árboles a medida que se eliminan.