Hoy

Cien años de actividad

Agustina González ayer, día de su 100 cumpleaños, en la iglesia de El Salvador con sus familiares. :: palma
Agustina González ayer, día de su 100 cumpleaños, en la iglesia de El Salvador con sus familiares. :: palma
  • Enfermera jubilada, fue la primera locutora de Radio Nacional de España en Plasencia y trabajó durante varios años en Venezuela

  • Agustina González, pionera de las mujeres emancipadas, cumple un siglo

Agustina González Nieto cumplió ayer 100 años, y lo hizo como le gustaría a cualquiera alcanzar tan avanzada edad: rodeada de los suyos, con la cabeza funcionando bien y en un aceptable estado físico. Para llegar a un siglo de vida en semejantes condiciones está claro que se requiere una naturaleza resistente capaz de esquivar las enfermedades y los achaques de la edad, pero en el caso de Agustina no cabe duda de que le ha ayudado su permanente actividad y su actitud inquieta ante la vida.

Agustina sale hoy en el periódico por cumplir los cien años, pero no sólo por eso, pues en Plasencia hay varias personas que han superado esa edad. También está porque lo merece su apasionante biografía de mujer emancipada cuando muy pocas lo eran, un trayectoria vital que ha sido recopilada por su sobrina Myriam con motivo de la celebración familiar.

«Su responsabilidad y sus ganas de trabajar para aportar alguna ayuda económica a su familia hacen que su trayectoria laboral sea extensa y variada», señala la sobrina, quien indica que la primera fuente de ingresos de Agustina fue, con tan solo ocho años, hacer de recadera para los soldados del cuartel. Después fue aguadora de un matrimonio que vivía en el piso de arriba de su casa familiar, y algo más adelante, a los 18, se marchó a Madrid como asistenta en casa de unos parientes mientras preparaba oposiciones.

Y es que Agustina ha hecho de todo: en Plasencia fue dependienta de estanco, sanitaria del centro de alimentación infantil 'La gota de leche', costurera a domicilio y, por si fuera poco, se convirtió en la primera locutora que Radio Nacional de España tuvo en la ciudad. En 1981 entró a trabajar como enfermera en el ambulatorio, donde permaneció hasta su jubilación. Pero antes de eso trabajó de empleada de comedor y recepcionista en el Hotel Palace de Madrid, y de enfermera en la residencia de tuberculosos de Hervás, el sanatorio A Choupana de Santiago de Compostela, también para enfermos de tuberculosis, y en la localidad orensana de Piñor.

Mención aparte merece su estancia en Venezuela, porque efectivamente Agustina González 'cruzó el charco' para ganarse la vida, algo que muchos españoles se vieron obligados a hacer por necesidad, aunque no era nada habitual que fueran mujeres solas quienes emprendieran una aventura como esa. En Caracas trabajó en una fábrica de embutidos, un centro médico como camarera, el cafetín de una compañía petrolera y enfermera y practicante a domicilio. Incluso tuvo un trabajo mucho más glamuroso como modista de la televisión venezolana, un empleo que consiguió gracias a la actriz Gladys Cáceres, la cual destacó sobre todo en el género de las telenovelas.

Como se ha dicho más arriba, los últimos años laborales de Agustina González transcurrieron con placidez como enfermera en Plasencia. Después le llegó la jubilación, pero una naturaleza como la suya no podía estarse quieta, de modo que se apuntó a la Universidad de Mayores y se puso a escribir. A los 89 años ganó el concurso de relatos 'Memorias del tiempo viejo', y con motivo del galardón fue entrevistada por este diario.

Sus claves para mantenerse en buena forma han sido caminar una hora todos los días una hora, echarse «un sueñecito» después de comer y entretener la tarde dedicándose a «actividades artísticas». Junto a su hermana Carmen se dedicó a viajar y visitó numerosos países, entre ellos Rusia o Austria. Su recomendación para todos los placentinos de edad avanzada que se encuentren en buena forma física y mental es mantenerse activos y, si es posible, inscribirse en la Universidad de Mayores, donde además de seguir aprendiendo contenidos de materias variadas pueden acceder a numerosas actividades, desde la escritura hasta la música o el teatro.

Agustina González Nieto recibió ayer, día de su 100 cumpleaños, el homenaje y el cariño de sus allegados en una jornada de celebración que se inició a las 12 con una misa en la iglesia de El Salvador.