Hoy

El TSJEx permite a Plasencia quedarse con el canon autonómico del agua

El canon de saneamiento es abonado por los contribuyentes en el recibo trimestral del agua. :: andy solé
El canon de saneamiento es abonado por los contribuyentes en el recibo trimestral del agua. :: andy solé
  • El tribunal reconoce al Ayuntamiento su derecho a compensar el dinero que le debe la Junta por los impagos del IBI y el alcantarillado

El Ayuntamiento de Plasencia podrá quedarse con la recaudación del canon autonómico del agua para compensar el dinero que le debe la Junta de Extremadura por no pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) ni el alcantarillado por los edificios que tiene en la ciudad. La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) ha desestimado el recurso presentado por la Junta en contra de esta compensación de deudas en una sentencia que abre la puerta a que cualquier administración local de la región pueda seguir a partir de ahora los pasos del gobierno placentino. Además, impone a la Junta el pago de las costas del proceso judicial. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo en un plazo de 30 días.

El fallo del TSJEx, con fecha del 27 de octubre, se refiere concretamente a una resolución de la alcaldía de Plasencia del 11 de diciembre de 2015. En ella, basándose en un informe del tesorero municipal, se desestimaba un recurso de la Consejería de Hacienda y Administración Pública contra la compensación de 431.076 euros por parte del Ayuntamiento. La Junta llevó esa resolución al Contencioso-Administrativa, que ahora ha fallado a favor del Ayuntamiento placentino.

La sentencia, de apenas tres folios, señala que la cuestión a debatir en este asunto es «clara y concisa», y se limita a determinar si el Ayuntamiento tiene la condición de «sustituto del contribuyente» en el canon de saneamiento que todos los usuarios extremeños abonan en el recibo trimestral del agua, ya que de no ser así no estaría legitimado para compensar la deuda.

Desde un punto de vista técnico, el tribunal recuerda que «el sustituto del contribuyente, es el sujeto pasivo que, por imposición de la ley y en lugar de aquél, está obligado a cumplir las prestaciones materiales y formales de la obligación tributaria». En este sentido, y ante el argumento de la Junta de que es la UTE del agua la que pasa los recibos a los contribuyentes, la sentencia constata que «resulta palmario (...) que es el Ayuntamiento quien factura y percibe el canon y quien ingresa y satisface las cantidades de saneamiento que no hayan sido repercutidas, ingresadas o justificadas». «Una cosa es que la UTE colabore en la gestión, pero quien factura, cobra e ingresa es el Ayuntamiento de acuerdo a lo acreditado», remarca.

Al tener por lo tanto en este caso del Ayuntamiento la condición de «sustituto del contribuyente», el TSJEx le reconoce el derecho a usar la recaudación del canon del agua para compensar lo que la Junta le debe en concepto de IBI y alcantarillado de sus edificios.

Esta sentencia, si es avalada por el Supremo en caso de que la Junta la recurra, supondrá una importante inyección de liquidez para el Consistorio placentino. Por el momento se refiere a la compensación de 431.071 euros de la resolución de diciembre de 2015, pero hay en marcha otro expediente idéntico por 532.564 euros, cuyo recurso por parte de la Junta fue desestimado en vía administrativa el pasado mes de octubre, por lo que es de esperar que también acabe en el TSJEx, y la lógica dice que con el mismo resultado favorable Ayuntamiento.

Fuentes del gobierno local calculan que la deuda que la Junta va acumulando con Plasencia por el impago del IBI y el alcantarillado ronda los 400.000 euros anuales, cantidad que el Consistorio tiene intención de seguir compensando, y más aún ahora que los tribunales le han dado la razón. Señalan que fue hace dos años cuando el área financiera del Ayuntamiento percibió que la deuda acumulada por la Junta por estos conceptos se acercaba a los dos millones de euros. Se iniciaron entonces una serie de expedientes de compensación, que a partir de ese momento se siguen generando de manera periódica en operaciones contables cuatro veces al año.