Hoy

Lección de historia a través de un cómic

Jesús Cano de la Iglesia muestra la portada de su nuevo cómic histórico subido a la Torre Lucía, en las murallas de Plasencia. :: andy solé
Jesús Cano de la Iglesia muestra la portada de su nuevo cómic histórico subido a la Torre Lucía, en las murallas de Plasencia. :: andy solé
  • La editorial lanza otros 1.000 ejemplares al haberse agotado la primera edición en tan solo un mes

  • El profesor placentino del IES Monfragüe Jesús Cano publica '1212. Las Navas de Tolosa' tras cinco años de trabajo

Jesús Cano de la Iglesia se ha tomado su tiempo para finalizar '1212. Las Navas de Tolosa', con un resultado deslumbrante. Convencido de que el cómic puede ser una herramienta didáctica muy potente, este placentino, profesor de Historia en IES Parque de Monfragüe, se propuso hace cinco años utilizar este formato para narrar un episodio crucial no sólo para el territorio que unos siglos después se convertiría en la actual España, sino de toda la Cristiandad. El cómic llamó la atención de la editorial catalana especializada Ponent Mon, que lo ha publicado recientemente en una edición de alta calidad.

La batalla de las Navas de Tolosa fue librada en el año 1212 en la zona de Sierra Morena, muy cerca de Despeñaperros, entre los ejércitos cristianos de Alfonso VIII de Castilla, Sancho VII de Navarra y Pedro II de Aragón, y las tropas almohades del califa al-Nasir, en Sierra Morena. «Fue una contienda decisiva, pues sirvió para romper el equilibrio que hasta ese momento se mantenía entre Al-Andalus y el resto de la Península», apunta Jesús Cano, quien eligió este hecho para el cómic precisamente por su enorme relevancia histórica, y también por su particular afición a las batallas de la Edad Media en todas sus variantes, incluidos los asedios.

El profesor placentino se enfrentó a un reto múltiple a la hora de abordar el proyecto. En primer lugar, y en contra de lo habitual en este tipo de comics, él se ha encargado de todo: llevar a cabo el proceso de documentación, escribir el guion, dibujar la historia y colorearla. Documentarse ha sido lo más laborioso, ya que su objetivo principal era que la historia tuviera un absoluto rigor histórico, de modo que no bastaba con relatar los hechos tal y como ocurrieron, sino que también tenían que ser precisos en el plano visual, es decir, que todo lo que aparece en los dibujos, como los uniformes de los soldados, o las armas, fueran los de la época. La dificultad era grande. La batalla de las Navas de Tolosa es uno de los episodios más conocidos de la historia medieval española, pero curiosamente no existe ninguna película ni documental donde el autor placentino pudiera inspirarse para la recreación visual.

Escuela franco-belga

El estilo empleado en '1212. Las Navas de Tolosa' por Jesús Cano, autodidacta del dibujo, podría considerarse, según el propio autor, cercano a la escuela franco-belga. «El nivel de detalle es grande, que es lo que yo necesitaba para una historia en la que lo importante era que los hechos narrados se ajustaran a la realidad histórica» , señala. Los dibujos están realizados en tableta gráfica, una técnica que permite introducir a posteriori correcciones tanto en el contenido como en la disposición final de las viñetas.

El guion incluye como personajes a los protagonistas reales de la batalla, si bien Jesús Cano ha incluido algunos ficticios tanto en uno como en otro bando para «humanizar» la trama. Eso no le resta rigor histórico, ya que se trata de personajes que, si bien no existieron, resultan verosímiles, es decir, que pudieron haber existido porque su encaje histórico en el desarrollo de los acontecimientos es impecable. Cano le ha dado además mucha importancia a la vertiente religiosa ya que, además de la pugna por el territorio, las Navas de Tolosa significó sobre todo un enfrentamiento entre la Cristiandad y el Islam, una Cruzada para los primeros y una Guerra Santa para los segundos, como se comprueba en los rituales escenificados por ambos bandos antes de la contienda, y que están también documentados.

Jesús Cano ya tenía publicado otro cómic de tema histórico, 'Alonso Guzmán. Entre moros, judíos y conversos', que vio la luz en el año 2009 de la mano de la Editora Regional de Extremadura. Sin embargo, no esperaba el éxito tan repentino que iba tener este nuevo trabajo. La editorial ha lanzado una segunda edición tras agotarse en un mes los mil ejemplares de la primera, algo que ha sorprendido, el primero, al autor. «Tan solo ha habido una presentación en Plasencia, y después yo sí que me he ocupado de bombardear en mi Facebook a todos mis amigos, pero desde luego no me esperaba esto», señala. Apunta como posible causa, entre otras, la aparición de una reseña a nivel nacional que fue durante unas horas lo más visto entre los blogs de la web de RTVE, lo que le dio una gran difusión.