Hoy

El alcalde de Malpartida responde al PP que recuperan el pediatra que quitó Monago

  • Raúl Barrado aclara que sí han solicitado el especialista y acusa a los populares de querer generar «alarma social»

El alcalde Malpartida de Plasencia, Raúl Barrado, afirmó ayer que desde el Ayuntamiento vienen solicitando desde hace tiempo contar con un pediatra en el municipio, y recordó que era un servicio que existía con anterioridad en el centro de salud de la localidad y que «Monago suprimió en su legislatura», por lo que lo único que ocurre ahora es que «se recupera».

Barrado respondió así a las palabras del portavoz de sanidad del grupo popular en la Asamblea de Extremadura, José Ángel Sánchez Juliá, quien dijo la semana pasada, en relación al traslado a Malpartida de una plaza de pediatra del centro placentino Luis de Toro, que «no es de recibo que para tener contento a un alcalde del PSOE se perjudique a la ciudad de Plasencia, más aún cuando no hay una petición de Malpartida para crear esa plaza».

El alcalde chinato calificó estas declaraciones de «demagogia» y «populistas», y de un intento por parte del PP de «mercadear con la salud y el bienestar de nuestros vecinos» y de crear «alarma social». Aseguró que le ha manifestado la necesidad de un pediatra para Malpartida tanto al consejero de Sanidad, José María Vergeles, como al director del Servicio Extremeño de Salud, Ceciliano Franco.

Raúl Barrado justificó la decisión de la gerencia del área de salud de Plasencia en el hecho de que Malpartida «cuenta con más de 600 cartillas sanitarias comprendidas entre 0 y 14 años de edad, con una tasa creciente en los últimos años, mientras que en otras áreas es decreciente», en concreto en la zona centro de la ciudad de Plasencia.

El alcalde de Malpartida recordó también que con el gobierno de Monago, además de perder un pediatra, este municipio se quedó sin un Punto de Atención Continuada (PAC), que también se ha recuperado ahora, del mismo modo que se ha dotado de una nueva plaza a los servicios sociales de base. «Cuando llegamos al gobierno nos encontramos con unos servicios sociales saturados, con más de 300 expedientes sin resolver entre renta básica, emergencias sociales, etcétera», apuntó Raúl Barrado.