Hoy

Los pisos para mujeres víctimas de maltrato ya se pueden ocupar

Las viviendas se encuentran junto al centro de menores de Valcorchero. :: andy solé
Las viviendas se encuentran junto al centro de menores de Valcorchero. :: andy solé
  • Las seis viviendas reciben la licencia municipal tras haberse solucionado algunos defectos y están listas para entrar a vivir

La Consejería de Sanidad y Políticas Sociales ya puede empezar a alojar a mujeres víctimas de maltrato en los seis pisos construidos con ese fin junto al centro de menores de Valcorchero. Las viviendas recibieron la licencia de primera ocupación en la última reunión del la junta de gobierno local, celebrada el pasado viernes, una vez que han sido solucionadas las deficiencias de las que habían avisado los técnicos municipales encargados de dar esa certificación.

La directora general del Instituto de la Mujer de Extremadura (Imex), Elisa Barrientos, había anunciado el miércoles en Mérida que estaban a la espera de que los Ayuntamientos de Badajoz, Cáceres y Plasencia concedieran las licencias de primera ocupación para empezar a hacer uso de los 22 pisos para maltratadas que suman las tres ciudades, y que así las víctimas puedan empezar a acceder a este recurso.

Barrientos dijo que, en el caso de Plasencia, habían llevado a cabo ya las mejoras pedidas por el Ayuntamiento, entre ellas algunos retoques en los elementos de los cuartos de baño y el desbroce de la zona, ya que la maleza acumulada dificultaba el acceso a las viviendas.

Cuando hizo estas declaraciones, la directora del Imex no tenía conocimiento de que la junta de gobierno placentina había dado ya luz verde a la licencia de primera ocupación, lo cual se supo ayer una vez que fueron publicadas las actas de la sesión. Los inspectores municipales visitaron los pisos el pasado 14 de octubre y comprobaron que se habían subsanado las deficiencias, de modo que emitieron un informe favorable a dar la licencia.

Estas viviendas son un alojamiento que la Consejería de Servicios Sociales va a poner a disposición de mujeres maltratadas con pocos recursos, que dispondrán así de un lugar en el que vivir, solas o con sus hijos, de manera temporal. Se trata de un espacio pensado para estancias más prolongadas que el piso del que disponen los servicios sociales del Ayuntamiento, el cual se usa de forma puntual y casi siempre en las primeras 24 horas tras producirse el episodio de maltrato, y siempre en compañía de una psicóloga y de un policía local.