Hoy

El Ayuntamiento intenta retrasar la devolución del rescate de Hacienda

Aparcamiento gratuito construido en 2011 en una parte de las huertas de La Isla. :: andy solé
Aparcamiento gratuito construido en 2011 en una parte de las huertas de La Isla. :: andy solé
  • La ciudad tendría que empezar a abonar en 2018 unos cinco millones anuales para cubrir el préstamo del Ministerio y los intereses

El Ayuntamiento de Plasencia se encuentra pendiente de que una comisión del Ministerio de Hacienda decida si le permite o no retrasar la devolución del préstamo de 24,1 millones de euros que le concedió en 2015 para pagar la deuda principal de las huertas de la Isla. El gobierno placentino ha solicitado formalmente que se le amplié el periodo de carencia del rescate, fijado inicialmente en tres años, ante las graves dificultades que seguramente va tener para hacer frente a las obligaciones de devolución contraídas a partir de 2018.

El préstamo ministerial contemplaba una carencia completa de dos anualidades (2015 y 2016) y una parcial en 2017 (pago de 1,5 millones), antes de que el Ayuntamiento placentino tuviera que iniciar el calendario de devoluciones, a razón de tres millones de euros al año durante siete años. En 2018 también habrá que comenzar a pagar directamente a los propietarios los 12 millones de euros en los que se han calculado los intereses. Eso supone que a partir de ese año el Consistorio deberá dedicar unos cinco millones de euros de su presupuesto en cada ejercicio para el pago de las huertas.

Se trata de un problema económico de enorme magnitud para un Ayuntamiento cuyo presupuesto anual ronda los 35 millones de euros. Cuando en 2014 y 2015 hubo que abonar 1,5 millones para cumplir el primer auto del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) ya dijo el alcalde, Fernando Pizarro, que ese desembolso había supuesto un «enorme esfuerzo» para las arcas municipales, lo que basta para hacerse una idea de lo que viene a partir de 2018.

Amortiguar el golpe

El gobierno local está intentando varios mecanismos para amortiguar en la medida de lo posible el golpe a las finanzas públicas. La primera de ellas fue el rescate de Hacienda, que ha permitido tener el grueso de la deuda con el Estado en vez de con particulares. Además, lleva meses negociando con los dueños el pago en especie de una parte de los intereses, algo a lo que por el momento sólo parece estar dispuesta la constructora Placonsa pero no el resto de acreedores, que consideran el suelo público una carga más que una ventaja. La última medida, un poco ya a la desesperada, ha sido solicitar formalmente al Ministerio de Hacienda una moratoria en la devolución del préstamo. Simplemente con que accedieran a aplazarla un año más, la actual administración del PP 'se libraría' ya hacer de hacer frente al problema, al menos en el caso de que no siguiera gobernando, puesto que 2019 será año de elecciones municipales y autonómicas.

Fuentes del gobierno municipal niegan que la petición de aplazamiento busque trasladar el problema a los que vengan después. El motivo que apuntan es que si el inicio de la devolución se retrasa un par de años ya estarán plenamente en marcha las inversiones de los fondos europeos 2016-2020, con lo cual el daño a la economía placentina sería menor, porque existiría inversión pública financiada por la UE. Además, los signos de recuperación de la actividad que están dando algunos sectores, como el de la construcción de viviendas, se pueden haber traducido para entonces en un aumento de la recaudación municipal vía ingresos de impuestos o venta de suelo público.

Fuentes municipales aseguran que en el seno de la comisión que debe decidir sobre el aplazamiento hay personas proclives a concederlo. El problema es que esa comisión ministerial no volverá a reunirse hasta que haya un gobierno que no se encuentre en funciones, y en ese sentido el tiempo corre en contra del Ayuntamiento.